Fernando Alonso se arrepintió de no haber cambiado motor en Turquía, no quiso cumplir la sanción cuando acababa de lograr salir desde la quinta posición pero un toque con Gasly acabó con todas sus posibilidades.

Ahora, la Fórmula 1 llega a EEUU y Alonso saldrá 19º ya que en esta ocasión sí ha decidido cambiar la unidad de potencia tras haber sufrido muchos problemas durante el fin de semana.

Alpine ha explicó las razones por las que tomaron la decisión de hacer en Austin el cambio. "En algún momento se vuelve ventajoso tener otro motor debido al rendimiento de la propia unidad de potencia nueva y también por el rendimiento relacionado con la fiabilidad", explicó Budkowski, director ejecutivo de Alpine.

"Es un cursor que se va moviendo. Si deseas hacer que un motor dure más, tienes que sacrificar el rendimiento, o al revés. Así que miramos los circuitos que quedaban y este es en el que en teoría es más fácil adelantar. Así que obviamente te aporta el beneficio de un motor extra para más carreras", continuó explicando.

Alonso también comentó que sentían que no estaban siendo tan competitivos como lo fueron en Turquía y es por eso que decidieron cambiar el motor: "Lo peor para nosotros es que no hemos tenido el ritmo este fin de semana. En cualquier otra pista parecemos competitivos, así que debemos entender qué pasa aquí. También en cierta manera cambiamos el motor por esa razón, porque no fuimos competitivos este fin de semana".

"La fiabilidad sigue siendo buena, no hay problemas. Así que veamos si aún podemos sumar puntos desde el último o penúltimo puesto", añadió para zanjar el asturiano.

Al contrario que Alonso, Ocon continúa con el mismo motor y en Alpine no tienen un plan claro con el francés. "No hay un plan todavía. También con él evaluaremos las opciones en términos de rendimiento frente a la fiabilidad y, si hay una oportunidad, podríamos introducir una nueva unidad de potencia. Si no la hay, entonces evaluaremos si queremos hacerlo o no", aseguró Budkowski.