Negros nubarrones se ciernen sobre la presencia de Andrea Dovizioso en el arranque del Mundial de MotoGP 2020. El piloto italiano, que se encontraba participando, con permiso de Ducati, en la primera prueba del Campeonato de motocross de la Emilia-Romagna, sufrió una fuerte caída.

Las autoridades sanitarias se desplazaron rápidamente al circuito de Monte Coralli para trasladar a Dovizioso al centro hospitalario de Forlí (Italia).

Tras someterse a diversas radiografías y a un TAC, se esclareció que Andrea se había fracturado la clavícula izquierda. El piloto de Ducati ha sido operado este domingo en Módena, tal y como han informado los de Borgo Panigale, cuyo director deportivo ha explicado que "es posible que llegue a Jerez".

Ese será el principal objetivo del italiano: estar en Jerez el próximo 19 de julio. Aún restan más de 20 días hasta el inicio de la competición, y otros pilotos como Marc Márquez o Jorge Lorenzo, con lesiones similares, se han recuperado en menos días.

¿Se abre la puerta de Ducati para Jorge Lorenzo?

Cabe reseñar que hace unos días, Jorge Lorenzo reconoció que mantiene contactos con el equipo: "Sí, es cierto que hemos hablado. Pero no de eso. Me llamó por mi cumpleaños y hablamos de la vida, de la familia y nada más, nada profesional, nada especial".

"No puedo decir que no eche de menos el sentimiento de ganar. Si la llamada es para ganar el Mundial, al menos lo escucharía y la estudiaría. Si tengo esa ocasión lo haría. Con 33 años, aún creo que con las herramientas correctas podría ganar. Por ahora, no llegó esa llamada", añadió el piloto.

La lesión de Andrea Dovizioso, añadida a la salida de su compañero Danilo Petrucci con destino KTM, hacen que la posibilidad de que Jorge y Ducati vuelvan a unir sus caminos dentro de poco.