El Mundial de Qatar comenzó oficialmente su andadura el 2 de diciembre de 2010 cuando en Zúrich se dio a conocer la sede para el Mundial de 2022. La misma fecha en la que se anunció la sede del Mundial anterior, el del 2018. Rusia y Qatar, cuando menos da que pensar.

¿Quieres saber más? Son 3 min.

La elección, a doce años vista, daba tiempo más que suficiente para que el estado árabe creara de la nada una infraestructura logística y deportiva de la que, en aquel 2010, carecía casi por completo. De hecho, de las sedes candidatas, la qatarí fue la que menor puntuación obtuvo por la delegación de la FIFA en sus valoraciones iniciales.

Doce años después, el Mundial de 2022 se ha convertido, no solo en el epicentro del mundo futbolístico, también lo ha hecho para el mundo de la arquitectura. Nombres y apellidos ilustres como los de Norman Foster, Fenwick Iribarren o Zaha Hadid firman algunas de estas maravillas arquitectónicas

El contexto. Según el periódico británico The Guardian, en la construcción de estas impresionantes estructuras, habrían muerto cerca de 6500 personas. Según un estudio aportado por Organización Internacional del Trabajo de la ONU, el motivo principal habrían sido las altas temperaturas sufridas en el país del golfo.

El información vendría abalada por los datos facilitados por los gobiernos de Bangladesh, Sri Lanka, India y Pakistán, de donde procederían la mayor parte de estos fallecidos.

¿Qué dicen las partes? La información se hizo pública hace casi dos años pero cómo se defiende el gobierno de Qatar.

  • El Gobierno árabe lamenta los fallecidos, sin aclarar cuántos han sido, pero sí afirma que: "La tasa de mortalidad entre estas comunidades está dentro del rango esperado". Según el propio ejecutivo los decesos producidos directamente por la construcción ascienden a 37.
  • La FIFA, evidentemente, se posiciona del lado de los organizadores y se remite a los comunicados ofrecidos por los organizadores.
  • Arquitectos de reconocido prestigio como los españoles Iribarren & Fenwick también han salido en defensa de sus intereses y han asegurado que: "Ha habido acusaciones de medios sin mucha base".
  • The Guardian, por su parte, alarma sobre el número real de fallecidos: "Puede aumentar exponencialmente ya que no se incluyen los datos de los gobiernos de Filipinas y Kenia".

La otra cara. Lo que está claro es que sus estadios no dejan indiferente a nadie y marcan un hito en la arquitectura deportiva.

  • Al Bayt. Capacidad para 60000 espectadores. Es el recito donde se ha disputado el partido inaugural. Su forma recuerda a las antiguas tiendas nómadas. Cuenta con un techo retráctil que trabaja con una tecnología de enfriamiento para los asistentes. Al finalizar el Mundial, se retirarán 28000 localidades que serán reutilizadas en otras instalaciones deportivas qataríes.
  • Lusail. Capacidad para 80000 asistentes. Es la joya de la corona, un recito con forma de fanar, una lámpara típica qatarí. Su techo, fabricado en un material denominado politetrafluoretileno, protege del viento caliente y de la arena a sus asistentes. Además, ha desarrollado un sistema por el que conserva un 40% más de agua fresca que los estadios tradicionales. Una vez finalice el evento, se reutilizará para escuelas, espacios deportivos, centros de salud para la comunidad qatarí.
  • Ahmad Bin Ali. Tiene 40000 asientos. En 2015 se derribó el antiguo estadio pero el 90% de los materiales utilizados en el nuevo proceden de su antecesor. Más aún, según afirman los creadores, todas las plantas que había en la zona han sido salvadas. Es un estadio reciclado que cuenta con un centro comercial.
  • Al Janoub. 40000 personas podrán acercarse a la ciudad costera de Al Wakrah para ver los partidos de primera y segunda ronda. Tiene forma de barco y lo firma el afamado estudio de arquitectura de Zaha Hadid.
  • 974. Un coliseo con capacidad para 40000 asistentes cuya mayor virtud es haber sido construido a base de contenedores, lo que hace de este recinto un lugar único ya que es completamente desmontable. Acogerá partidos de la fase de grupo y de octavos de final y después del Mundial, será completamente desmontado.
  • Al Thumama. Otros 40000 espectadores podrán admirar este recinto con apariencia de Taquiyah, el gorro árabe tradicional. La intención de las instituciones bien poco tienen que ver con el deporte tras su utilización en esta Copa del Mundo. Servirá como clínica y hotel, después de donar casi 20000 de sus asientos para otros usos. Después de lo que costó es un detalle.
  • Khalifa International. El estadio más reconocible de todos los que se utilizarán en esta edición de la FIFA. Es la casa de la selección qatarí y en sus más de 45000 localidades se ha podido ver la Copa de Asia, los Juegos Asiáticos o el Mundial de Clubes de 2019. Es uno de los pocos recintos que apenas se han modificado y su futuro parece que variará poco.
  • Al Rayan. Es el segundo de los estadios construidos en la ciudad de Al Rayyan. El escaso uso deportivo y que se prevé que pueda haber en esta ciudad tras la finalización del Mundial, hace que la mitad de su aforo sobre. Se reducirán en 20000 asientos.

¿Qué pasará después? El dinero invertido por el gobierno del país árabe quiere dejar huella y permanecer en el futuro como un valor añadido. Diseños vanguardistas, usos diversos y no siempre deportivos, elementos sostenibles que protejan del calor, del viento, de la arena, y que sirvan a su vez como fuente de alimentación energética, son algunas de las señas de identidad de estos recintos.