El FC Barcelona ha vuelto a la senda de la victoria, cuajando un juego vistoso y manteniendo la portería a cero, de la mano de Ronald Koeman. Siete goles en dos partidos alaban la buena labor del técnico neerlandés en el poco tiempo que lleva en el banquillo azulgrana.

Sin embargo, y hasta dentro de unas pocas horas, el mercado de fichajes continúa abierto y en las oficinas del Camp Nou no se cuelga el teléfono en casi ningún momento.

El entrenador mantiene su deseo de fichar a un delantero tras la marcha de Luis Suárez y para ello es necesario aligerar masa salarial. Además de Rafinha o Riqui Puig, un jugador que tiene muchas papeletas para abandonar la disciplina blaugrana es Osumane Dembélé.

El extremo francés, tras volver de su lesión de larga duración, no está cotando demasiado para Koeman, y eso ha hecho al club y al jugador replantearse la idea de una salida.

En Vigo, el galo no disputó ningún minuto y en rueda de prensa le preguntaron al técnico culé el porqué de meter antes a Pedri o Trincao en el verde que a Dembélé.

Koeman, que no se suele andar con medias tintas, fue tajante en su argumentación: "Con 0-1 había jugadores muy cansados y tanto Pedri como Trincao pueden aportar más que Dembélé defensivamente y de ahí mi decisión".

A su vez, le preguntaron si se trata de un mensaje al francés dados los rumores que sobrevuelan una hipotética salida del club: "No, no es verdad que sea un mensaje. Si pensara así no lo convocaría".

El próximo lunes 5 de octubre finaliza el periodo de traspasos, por lo que este fin de semana promete ser frenético en 'Can Barça'. Depay, Dembélé, Rafinha, Eric García... tantos nombres como falta de concreción.