Tras seis meses de crisis del coronavirus en ebullición, muchas personas parecen no haber comprendido el concepto de aislamiento. Algunos deportistas, que deben servir de ejemplo para el conjunto de la ciudadanía, también han contravenido las directrices marcadas por los órganos competentes.

El último de los casos que inmiscuyen a futbolistas se ha dado en la concentración de la selección inglesa en Islandia, país donde el combinado nacional ganó por 0-1 su partido correspondiente a la Nations League.

El encuentro fue especial para dos jugadores en concreto: Phil Foden y Mason Greenwood. Los futbolistas del Manchester City y United, respectivamente, debutaron ante el cuadro islandés con la absoluta de su país.

Tras el partido, y parece que a modo de celebración, los dos jugadores invitaron a una serie de chicas al hotel de concentración, rompiendo así la burbuja de aislamiento estipulada para los deportistas de élite.

 

Gareth Southgate, seleccionador nacional, ha confirmado los hechos este lunes en rueda de prensa, afirmando que ambos futbolistas deberán regresar a Mánchester y no podrán acompañar al resto de la espedición a Dinamarca, donde disputarán el siguiente partido.

"Me indicaron que dos de los jugadores rompieron el protocolo se seguridad de Covid para nuestra burbuja. Tuvimos que decidir rápidamente, no pudieron interactuar con el resto del equipo, no pudieron viajar al entrenamiento y dado el procedimiento a seguir, tendrán que volver por su cuenta a Inglaterra", señaló Southgate.

 

De la velada han trascendido distintas imágenes que colgaron las acompañantes en sus redes sociales, dejando al descubierto los rostros tanto de Phil Foden como de Mason Greenwood.