La temeraria maniobra de Dylan Groenewegen en la línea de meta de la primera etapa del Tour de Polonia provocó la peligrosísima caída de Fabio Jakobsen, que se encuentra en coma inducido.

La organización de la prueba le retiró inmediatamente la victoria y no se descarta que la Unión de Ciclistas Internacional le pueda sancionar de manera grave.

Él mismo se ha pronunciado en redes sociales para pedir disculpas y asegurar que lo único en lo que piensa es en la salud de Jakobsen, que fue operado por las numerosas heridas que sufrió en rostro.

"Odio lo que pasó ayer. No puedo encontrar las palabras para describir cuánto lo siento por Fabio y otros que han sido golpeados. Por el momento, la salud de Fabio es lo más importante. Pienso en él constantemente", ha escrito en sus redes sociales.

 

El estado del joven ciclista que sufrió la brutal caída es estable dentro de la gravedad y se espera que en las próximas horas los médicos traten de despertarle del coma inducido.