Beatriz Montañez ha vuelto a convertirse en tendencia este domingo en redes sociales. Sin embargo, en esta ocasión no ha sido con motivo de su libro 'Niadela', obra lanzada en la primavera de 2021 en la que relató las razones que la llevaron a dejar la televisión para iniciar una nueva vida alejada de los focos, y cómo fue esa experiencia habitando en soledad una casa en mitad del bosque y en la que llegó a vivir sin luz ni agua caliente.

Ahora, Montañez vuelve a acaparar titulares, pero esta vez para denunciar la situación que ha sufrido desde que precisamente volvió al ojo mediático para la promoción de su libro. Porque, según ha relatado la periodista a la Cadena SER, su vida ha dado un giro inesperado, negativo, desde que salió del anonimato que intentaba mantener hasta ahora: se ha sentido vigilada, controlada e incluso acosada. Así lo ha descrito ella misma:

"Ha sido muy frustrante sentirme vigilada en mi propia casa, y por primera vez en cinco años; donde no he sentido miedo de la naturaleza, sí lo he sentido con las personas que me observaban y me vigilaban, y se convertían en intrusos dentro de mi propio hogar". A raíz de estas declaraciones, Montañez ha pedido "a aquellos que tengan la intención o que estén buscando Niadela, o que quieran venir, que no lo hagan".

La periodista y expresentadora ha sido tajante: "Que respeten mi decisión". Pero esta no ha sido la única polémica que ha experimentado Montañez en estos meses posteriores a la publicación de 'Niadela', pues también asegura haber recibido insultos o vejaciones: "Creo que antes de criticar y antes de insultar, y antes de dar una opinión que parte única y exclusivamente de la corta visión humana (...), creo que hay que salir de uno mismo para entender las decisiones que toma el otro".

Durante esa misma entrevista en la SER, Montañez ha confesado que desde el principio no era partidaria de una promoción a gran escala de su obra: "Yo prefería que el libro saliera, hacer una entrevista con un único medio para que el libro efectivamente fuera conocido y la gente conociera mi historia y la decisión tan maravillosa y las consecuencias que iba a tener maravillosas que también ha tenido en mí". Su presencia completa en numerosos medios creó, según ha lamentado, el efecto contrario: "Ha creado que algunos me insulten, que me digan que estoy loca, que seguramente esté enferma mental, que tenga una seria depresión".

Desde que dejó 'El Intermedio' en 2011, la vida de Beatriz Montañez ha dado un giro radical. La periodista lleva ya cinco años viviendo sola en una casa en mitad del bosque, un retiro voluntario del mundo solo interrumpido cada 25 días para realizar una compra y, cada cinco o seis meses, por una escapada a la ciudad: "La soledad es, ha sido y será para mí la mejor amiga que he tenido nunca", ha llegado a afirmar.