La actriz y humorista Whitney Cummings ha denunciado a través de su cuenta de Twitter que estaba siendo extorsionada por varias personas que tenían una imagen suya donde se le veía un pezón.

Estos usuarios tenían una captura de pantalla de una historia que la actriz publicó en Instagram, en la que se le veía parte del pezón. A cambio de no sacarlas a la luz, le chantajearon y le pidieron dinero. Ante esta situación, Whitney Cummings, decidió compartir ella misma las fotografías en las redes sociales.

 

"En bbril publiqué accidentalmente un historia en la que enseñaba un pezón. Cuando me di cuenta, lo borré. Las personas que tomaron capturas de pantalla y están intentando sacarme dinero. Algunos dicen que les ofrecen dinero a cambio de venderlas, otros me piden dinero para no publicarlas", ha declarado.

En un segundo tweet compartió dichas imágenes donde se le veía un pezón junto al texto: "Todos deben pensar que soy mucho más famosa de lo que realmente soy, pero también deben pensar que soy fácil de intimidar. Si alguien va a ganar dinero o le gusta mi pezón, seré yo".

 

Además, la artista ha decidido no hacer público los nombres de aquellos que la estaban chantajeando porque la mayoría son jóvenes, una acción que ha justificado diciendo que a ella no le gustaría que "una tontería que se hace de joven te persiga el resto de tu vida".

Cummings también ha confesado que le habían amenazado con que tenían acceso a su cuenta de iCloud, con lo que ha bromeado asegurando que se sentía más avergonzada por las "citas inspiradoras" que guardaba ahí.