La Organización Meteorológica Mundial (OMM) decretó que el pasado mes de junio fue el más cálido registrado en Europa. La ola de calor que arrasó el continente europeo ahora se dirige hacia el norte y podría generar un deshielo a gran escala en Groenlandia, según indica la iniciativa 'Comunidad por el clima'.

"Las altísimas temperaturas que está alcanzando este verano el norte de Europa son históricas y sus consecuencias son irreparables", añade contundente esta comunidad, ya que el cambio climático está provocando que el deshielo se acelere en el Ártico debido a que "es el doble que en el resto del mundo".

El derretimiento del hielo, previsto para el mes de mayo, comenzó este año un mes antes de lo normal y casi alcanza el máximo histórico de 2012, cuando se produjo la mayor pérdida de masa helada en Groenlandia: 250.000 millones de toneladas de agua.

La capa de hielo de la isla va desapareciendo progresivamente a lo largo de los días: las altas temperaturas han provocado la pérdida de hielo marino y los glaciares de Groenlandia se están derritiendo poco a poco. A principios de agosto, sufrieron pérdidas diarias de 11.000 millones de toneladas de hielo que fue a parar al océano.

Todo este proceso de deshielo y temperaturas altas está relacionado con el cambio climático que está afectando a todo el planeta, en especial a Groenlandia.

Un ejemplo de ello es la imagen que compartió Steffen Olsen de un grupo de perros que corría sobre el hielo derretido de Groenlandia o el vídeo que compartió la periodista Laurie Garret, en su cuenta de Twitter, sobre el agua que descendía con barro de una montaña groenlandesa.

El aumento de las temperaturas se debe a la amplificación térmica, informa 'Comunidad por el cambio'. Además, se está produciendo un fenómeno de retroalimentación, ya que, cuanto más altas son las temperaturas más hielo marino se derrite, lo que a su vez provoca un mayor calentamiento por las nuevas aguas que liberan calor hacia la atmósfera.

Según 'National Geographic', algunas partes de la capa de hielo de Groenlandia se derriten cada verano conforme la tierra inclina su cara norte al sol. Razón por la que se produce la retroalimentación del deshielo.

Otro dato que comparte el portal es que en Groenlandia, Escandinavia, Alaska y Siberia se están produciendo incendios forestales debido a las altas temperaturas y a la escasez de precipitaciones. Así, la extrema sequía y tormentas eléctricas con fuertes vientos hacen que los incendios se propaguen a una velocidad vertiginosa.

Entre los peligros de estos cambios se encuentran la liberación de toneladas de dióxido de carbono y metano a la atmósfera debido a los incendios y al riesgo de desertización.