A pesar de la apertura que ha experimentado España y otros muchos países tras dos años con el COVID, esto no significa que haya desaparecido. Sin embargo, los síntomas que estes esperando para poder sospechar de esta enfermedad no son los mismos que al principio de la pandemia. El virus ha sufrido variaciones a lo largo del tiempo; Ómicron permaneciendo como la última conocida.

El estudio Zoe App es uno lanzado por ‘The Zoe Health Study’ (‘El estudio de salud de Zoe’) mediante la recopilación de datos ofrecidos por los usuarios sobre su estado de salud. Estos datos luego son provistos a otras compañías que se encuentran haciendo investigaciones sobre el cáncer, la demencia, enfermedades del corazón, y ahora también COVID.

De acuerdo con los datos de esta aplicación, los síntomas que están presentando los infectados por COVID en orden de más a menos usual son:

  • Dolor de garganta - 58%
  • Dolor de cabeza - 49%
  • Nariz obstruida - 40%
  • Tos sin flema - 40%
  • Nariz que gotea - 40%
  • Tos con flema - 37%
  • Voz áspera - 35%
  • Estornudos 32%
  • Fatiga - 27%
  • Dolores musculares – 25%
  • Mareos - 18%
  • Inflamación en los ganglios del cuello – 15%
  • Dolor de ojos – 14%
  • Alteración en el olfato – 13%
  • Dolores de pecho – 13%
  • Fiebre – 13%
  • Escalofríos - 12%
  • Dificultad para respirar – 12%
  • Dolor de oídos - 11%
  • Perdida del olfato - 10%

Pero este no es el único estudio que se ha conducido al respecto, React-1 de Imperial College London selecciona de forma aleatoria a 150.000 personas de Reino Unido para sus estudios. A los sujetos se les provee de pruebas mediante hisopo para garganta o nariz para que se realicen una prueba en casa; de esta forma puede contabilizar a los infectados con o sin síntomas y cómo estos últimos evolucionan.

Nuestra realidad actual es que de todas las variantes que ha experimentado el COVID, Ómicron se ha mantenido como la última en dispersarse por el mundo. Lo síntomas de esta variante se comportan distinto, es por ello por lo que la perdida de olor y/u olfato no es tan usual como con sus variantes hermanas. Además, el propio Omicron tiene a su vez subvariantes como BA.1 hasta BA.5, las últimas dos siendo las más dominantes.

Síntomas poco frecuentes

A pesar de que hay una serie de síntomas a los cuales debemos estar atentos para detectar un posible caso de COVID, también hay que tener en cuenta que hay síntomas raros que también pueden estar vinculados a la enfermedad y que podrías pasarte por alto. De acuerdo con Mayo Clinic, también puede haber:

  • Síntomas digestivos: el infectado puede presentar náuseas, vómitos o diarrea. Incluso advierten que estos síntomas pueden aparecer antes que la fiebre o problemas respiratorios.
  • Cambios en la piel: los doctores advierten que, de más a menos común, se puede observar “un sarpullido plano cubierto con pequeñas protuberancias, zonas descoloridas en los dedos de las manos y de los pies (lo que se conoce como dedos COVID), y urticaria.” Además de hinchazón en los dedos, muñecas, manos o tobillos.
  • Confusión: este puede ser uno —sino el único— que puede observarse en personas mayores. Señalan que “está relacionado con un mayor riesgo de sufrir resultados desfavorables, incluida la muerte.”
  • Problemas oculares: puede haber conjuntivitis, sensibilidad a la luz a irritación ocular o comezón en los ojos.

Cabe recordar que los síntomas suelen tardar en aparecer entre 2 a 14 días tras estar en contacto con un infectado de COVID, por lo que si hay señales de los síntomas anteriormente mencionados lo mejor es hacerse una prueba para confirmar o negar las sospechas. En caso de que el resultado sea positivo, seguir los pasos dictados por Sanidad hasta la fecha.