Centímetros Cúbicos » Pruebas

la NineT scrambler es la más icónica de las Café Racer de serie de la gama 'Heritage' de BMW Motorrad

BMW nineT Scrambler: probamos la retro-naked premium de referencia

Máxima sencillez de líneas y contención en la sofisticación de instrumentos no está reñida con la elegancia y belleza en la nineT Scrambler. Estos son los claros atributos de esta versión retro naked de BMW.

BMW nineT Scrambler

Centímetros Cúbicos BMW nineT Scrambler

Publicidad

Una moto con alma. Quizá sea la mejor definición de la gama Heritage de BMW Motorrad en general, y de la nineT Scrambler, en particular. Y es que es una de las mejores opciones -si el bolsillo lo permite- para hacerse con una moto exclusiva, sobre todo para los que se resisten a conducir rodeados de plásticos y en el Café Racer han encontrado la posibilidad de pilotar motos con personalidad.

Y es que BMW vio como uno de sus motores más icónicos, el bóxer, era uno de los favoritos para las transformaciones a lo largo del planeta. Entonces, supieron leer el mercado y lanzaron la NineT, una Café Racer de serie que triunfó inmediatamente entre los amantes de las motos 'de antes' y los fieles a la marca de la élice. Por eso, una vez explotado el Café Racer le llegó la hora a la tendencia más extendida: el Scrambler. Una de las terminaciones más demandadas del momento.

Las Scrambler nacieron porque que en los 50 no existían propiamente las motos de enduro o motos todoterreno. Sin embargo, la necesidad existía, las carreteras (peores que las de hoy) se hacían insuficientes para muchos, y la solución apareció en los garajes al igual que las Café Racer, donde las transformaron para hacerlas viables fuera del asfalto, es decir, las motos de carretera las transformaron en motos 'off road'. Más que de motocross serían una especie de todocamino.

Pero hablemos del modelo probado. La NineT Scrambler es una moto a la que le gustan curvas, se siente muy cómoda y, aunque la postura esta un punto alejada de la 'telemetría' naked o trail, es totalmente diferente.

BMW nineT Scrambler
BMW nineT Scrambler | Centímetros Cúbicos

En cuanto al propulsor, al igual que el resto de sus hermanas nineT, el motor bóxer, rey de la moda estética actual, tras lustros dominio en V. El bóxer de última generación tiene un grado de refinamiento suficiente como para que sea dócil pero no manso. Lo mejor es su elasticidad, pues sube y baja de manera hasta perder la noción de que marcha va engranada. Lo mejor es la entrega del motor, con tantos bajos y medios que no hace falta apurar, se obtiene más que suficiente aceleración cambiando a medio régimen. Y cómo suena...

Se trata de una evolución del que originalmente siempre ha montado la NineT, pero esta vez cumpliendo la normativa Euro4, eso sí, manteniendo intactos los 110 cv con un par de 116 Nm. Pero no todo va a ser acelerar. Con una horquilla marca de la casa y las pinzas flotantes Brembo mordiendo los dos discos, detener sus 220 kilos es una tarea que resuelve con la sensación de la que la moto pesa menos. No es una moto barata, pero si económica, al menos en consumo: poco más de 4,5 litros a los 100 kilómetros, y haciendo de todo con ella. Excelente.

BMW nineT Scrambler
BMW nineT Scrambler | Centímetros Cúbicos

Volviendo al apartado puramente estético, precioso -y lujoso- el tapizado del asiento, hermoso escape doble y elegantes elementos en aluminio como tijas y piezas de anclaje del subchasis. El subchasis de la NineT se desmonta, pudiéndose establecer diversas configuraciones, montar un asiento corto o, como es el caso, uno seguido. Otro aspecto importante es que, pese a su aspecto retro, es, en todas sus facetas dinámicas, una moto moderna, pensada para ser eficaz y segura, con concesiones estéticas, pero nunca las que afectan a su comportamiento.

BMW nineT Scrambler
BMW nineT Scrambler | Centímetros Cúbicos

Una ventaja -en motos no hay asientos regulables- es que, pese a su aspecto, una buena horquilla y el neumático delantero de 19”, sirve para cualquier persona -en mi caso 1,69m.- y se llega perfectamente al suelo. El asiento es suficientemente amplio, un puntito rígido a primera vista y sentada, pero luego no cansa ni castiga las posaderas. La posición es realmente buena, con una flexión de piernas razonable y el manillar diseñado para viajar relajada y cómodamente. Tiene la anchura y brazo de palanca del de una trail, pero no tan alto.

El cuadro de instrumentos es simple, como el resto de la moto, pero con la información necesaria y un poco más. Las informaciones se cambian con comodidad desde un mando en el manillar. El resto, lo habitual: intermitentes, luces, ráfagas, bocina y arranque, más el botón para activar las dos intensidades de la calefacción de puños. No hace falta decir que en una naked pura, esto último es vital aunque no estemos en pleno invierno.

BMW nineT Scrambler
BMW nineT Scrambler | Centímetros Cúbicos

El tacto del embrague es perfecto, como en sus 'mellizas' nineT o Pure, la GS aún no la hemos disfrutado, y el cambio, salvo el muy propio y hasta atractivo clonc inicial, excelente. En ciudad es más que agradable, el tacto del motor, el sonido, el poco esfuerzo necesario para actuar sobre el embrague y su facilidad de dosificación, permiten circular a baja velocidad en marchas cortas. La postura es erguida, se llega bien al suelo y el manillar facilita las maniobras a baja velocidad. La única pega llega al atravesar filas de coches parados, por la anchura de su manillar. Por autovía, mientras circules en velocidades legales, bien. Si abusas del gas, agárrate porque la posición no es muy aerodinámica.

BMW nineT Scrambler
BMW nineT Scrambler | Centímetros Cúbicos

El motor tiene potencia de sobra, lo mejor sus bajos y medios que hacen innecesario buscar altas revoluciones para obtener una buena aceleración. Mantiene una buena estabilidad y aplomo en rectas y curvas amplias de autovía y la amortiguación mantiene un buen compromiso entre comodidad y firmeza, aunque en asfaltos peores el amortiguador tiene una reacción un puntito seca.

Para viajar a ritmos lógicos resulta cómoda de postura, barata en consumo, estable y eficaz en los adelantamientos. Además su autonomía (depósito de 17 litros) supera los 300 km. Como es evidente, la capacidad para llevar equipaje no es una de sus virtudes, aunque siempre quedan las bolsas de imanes en el depósito -de acero- o unas alforjas. Y es que, amigos, ésta es una moto pensada para moverse libremente.

BMW nineT Scrambler
BMW nineT Scrambler | Centímetros Cúbicos

Dinámicamente, resulta muy fácil cambiarla de dirección y la rueda delantera da confianza manteniendo muy bien la trayectoria en curvas. Resulta divertido ir enlazando curvas contrapuestas, cambiando la inclinación de un lado al otro empujando el manillar. Las suspensiones funcionan bien, lo mejor la horquilla que aguanta bien el hundimiento al utilizar los frenos, el amortiguador resulta algo seco en carreteras muy bacheadas pasadas a ritmo alto.

En resumen, a pesar de que BMW la clasifica en la categoría 'Heritage', no es solo una moto preciosa, muy bien acabada y con un sonido evocador, es una moto moderna y eficaz en todo tipo de terreno, agradable en ciudad, divertida en curvas y cómoda en viajes a ritmo razonable. Nos ha gustado la excelente la entrega de su motor en bajo y médio régimen, sus frenos eficaces y su parte ciclo ágil y estable. La NineT Scrambler es una moto fácil de llevar, no requiere una pericia especial. Gracias a su posición de conducción hace que fácilmente se llegue al suelo y todas las maniobras que podamos realizar en parado, o incluso saliendo la plaza del parking, se realicen con sencillez.

Publicidad