Nuestros coches, antes de llegar a nuestras manos, han pasado en las factorías con el fin de garantizar la máxima durabilidad y el mejor rendimiento sean cuales sean las condiciones de utilización. Al fin y al cabo, la adquisición de un coche no es un desembolso pequeño. Sin embargo, ya antes del lanzamiento de un nuevo modelo se llevan a cabo infinitas pruebas de durabilidad de numerosos componentes de los vehículos para comprobar que todo aguantará el exigente trato al que un coche es sometido a lo largo de su -se supone extensa- vida útil.

 

Posiblemente no te hayas parado a pensarlo, pero uno de los componentes  que más se utiliza, que más sufre a lo largo de la vida del coche son...¡las puertas! Y es que obligatoriamente, cada vez que queremos utilizar nuestro coche, tenemos que usar al menos una de ellas para entrar y, obviamente, salir. En 10 años de uso, abrimos y cerramos las puertas de nuestro coche una media de 40.000 veces, lo que supone un gran reto de ingeniería y resistencia. Nissan dispone, en su Centro Técnico de Michigan, de un robot al que llaman cariñosamente "Rosie". Se trata de un inteligente dispositivo capaz de abrir y cerrar una puerta del coche en apenas 6 segundos, siendo capaz de realizar más de 10.000 ciclos al día. Gracias a este ingenioso robot, los ingenieros pueden comprobar la durabilidad de estos componentes en un lapso de tiempo prácticamente nulo. En Centímetros Cúbicos:  |