Centímetros Cúbicos » Noticias

Una de las peores sensaciones dentro de un coche

El truco definitivo para evitar marearse en el coche este verano

Hay personas especialmente sensibles al mareo viajando en coche: evita la molesta sensación con simples trucos.

Publicidad

Los viajes por carretera son muy habituales en estas fechas: vacaciones, eventos, días de descanso, planes improvisados…sin embargo, no son pocas las personas que sufren uno de los males más desagradables y molestos cuando se viaja en coche: el mareo. Marearse es una reacción natural del organismo, pero a algunas personas les afecta más que a otras.

Si eres de esas personas que se marean fácilmente cuando viajan en coche, o si viajas con niños pequeños, que también son más susceptibles de sentir mareo, es recomendable que tomes algunas precauciones. Algunos trucos como pedir al conductor que conduzca de manera suave, contar con una buena ventilación del habitáculo o evitar actividades como leer o consultar el móvil te ayudarán. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: Trucos para viajar en coche con niños y no morir en el intento

El verano es la época en la que más viajes en familia se llevan a cabo: al fin y al cabo el buen tiempo, las vacaciones estivales de los más pequeños y las vacaciones de los adultos se unen en una combinación que hace que millones de familias se pongan en marcha cada año para desplazarse, a veces durante varias horas, a sus lugares preferidos de descanso.

Si lo haces con niños pequeños, es posible que estos sufran más las consecuencias de un viaje largo por carretera, pero con estos trucos sus viajes serán mucho más llevaderos.

1. Entretenimiento. Uno de ellos es el entretenimiento. Los niños hacen notar su aburrimiento en los viajes de manera sonora y evidente, por lo que viajar con una gran carga de entretenimiento preparada es una gran idea: pequeños juegos, audiolibros, películas o música ayudarán a los más pequeños a que su viaje sea mucho más llevadero y, por ende, también el de los mayores.

2. Hidratación

Es muy importante que los niños viajen con un buen nivel de hidratación en todo momento. Procura que nunca te falten bebidas de todo tipo: desde agua hasta zumos, y a poder ser, a temperatura fresca. Con ello conseguirás que los niños se sienten a gusto y cómodos durante el viaje

3. Paradas frecuentes

Un viaje con niños pequeños puede convertirse en una pesadilla si no se toman las medidas necesarias para que éstos viajen con comodidad. Las paradas más o menos frecuentes les ayudan a despejarse, a estirar las piernas y a no pensar que están constantemente encerrados. Además, al conductor le ayudarán también a descansar.

4. Viajes a primera hora

Los viajes a primera hora son una gran idea: con la salida del sol las temperaturas son menores y los más pequeños suelen acostumbrar a dormir, por lo que es posible que, al menos una primera parte del viaje, la hagan sin decir ni una palabra, descansando y durmiendo, algo que ayudará a los mayores a viajar con más comodidad y seguridad.

Publicidad