Aunque España ya ha iniciado su proceso de desescalada, los ciudadanos seguimos enfrentándonos al coronavirus cada vez que salimos de casa. Para ello, nos protegemos con mascarillas y guantes en nuestro día a día que nos permiten hacer las labores cotidianas minimizando el riesgo. Y en esa rutina están incluidos los desplazamientos en coche: ¿es obligatorio llevar siempre la mascarilla?

Con el objetivo de garantizar que nuestra movilidad sea segura, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana publicó una Orden (TMA/384/2020) con instrucciones sobre la utilización de mascarillas en los distintos medios de transporte. La normativa incluida en este este texto estará vigente durante el Estado de Alarma o hasta que una nueva orden la modifique.

Echando un vistazo al texto podemos comprobar que el uso de la mascarilla dependerá siempre del tipo de vehículo que vayamos a conducir. VER VÍDEO.

Te puede interesar: ¿En qué partes de tu coche debes poner más hincapié al desinfectarlo?

El volante, los tiradores interiores y exteriores de las puertas, el salpicadero y la palanca de cambios son algunos de los elementos de un vehículo en los que hay que hacer hincapié a la hora de desinfectarlo para así evitar la propagación, según recomienda la marca automovilística Seat.

Además de la desinfección, también es recomendable realizar una serie de comprobaciones para cerciorarse de que funciona adecuadamente. Muchos vehículos han permanecido parados varias semanas, por lo que es conveniente revisar los niveles de aceite y líquido refrigerante o controlar la presión de los neumáticos.

Una vez utilicemos el vehículo, es importante de desinfectarlo, por si hemos estado en contacto con alguna persona infectada. Entre los puntos del coche donde se pueden acumular más virus se encuentran las zonas de mayor contacto, como los tiradores de las puertas, el volante, la palanca de cambios, la pantalla táctil y los controles de indicadores y de posición de los asientos y elevalunas.

El salpicadero es otro de los focos más importantes, ya que se suele toser o estornudar en su dirección, al igual que las alfombrillas, que acumulan suciedad que entra a través de los zapatos.