En los últimos días la DGT ha lanzado una nueva campaña especial de control del tráfico, centrada especialmente en la detección de distracciones, uno de los principales peligros para la seguridad vial. La campaña especial, que se está llevando a cabo estos días y se prolongará hasta el próximo día 22 de septiembre, cuenta con todo tipo de recursos entre los que destacan, como no, la utilización de los helicópteros Pegasus.

Para ilustrar de lo que es capaz Pegasus -y de lo que son capaces algunos conductores- la DGT ha colgado, en su cuenta oficial de Twitter, un tweet en el que muestra la actitud de un conductor al volante de su vehículo, cazado mientras se entretenía con...¡un cubo de Rubik!, una acción que va a costarle más de un punto de su carnet de conducir.

 

Y es que según el artículo 18.1 del apartado III del Reglamento General de Circulación, "El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía"

Para más inri, el conductor, que circulaba por la autopista A-49, lo hacía a 128 km/h, excediendo el límite de velocidad de la zona, fijado en 120 km/h. Por esta acción el conductor recibirá dos sanciones, la primera por el exceso de velocidad, de 100€ y que no comporta retirada de puntos del carnet, y la segunda por conducir de forma distraída, lo que supone una multa de 200€ y la retirada de 3 puntos del carnet de conducir.