No es muy frecuente escuchar a nadie decir que el color marrón es su favorito, pero es cierto que sus múltiples tonalidades tienen numerosas aplicaciones en diferentes ámbitos.

Este color es muy común, por ejemplo, en la industria de la moda por su versatilidad y calidez. También es muy usado en la decoración del hogar haciendo los espacios más acogedores y aportándoles belleza natural.

Cuando se trata de hacer color marrón hay mucho que considerar. Es importante que emplees la mezcla adecuada para conseguir la tonalidad específica que buscas y no fallar en el intento. Así que: ¡toma nota!

Cómo hacer marrón con colores primarios

Los colores primarios son el rojo, el amarillo y el azul. Se llaman también colores RYB (siglas de sus nombres en inglés: red, yellow y blue). Son aquellos que no se obtienen de la mezcla de otros colores. Al aparecer los pigmentos sintéticos este modelo de color quedó obsoleto para la ciencia dando lugar a otros, como el CMY (cyan, magenta y yellow), aunque se sigue estudiando en las bellas artes.

Una manera muy sencilla de hacer marrón con este modelo de color tradicional es mezclando los tres colores primarios en igual cantidad, así obtendrás lo que podríamos llamar un marrón básico.

Si quieres moverte en otras tonalidades de marrón, cambia las cantidades de cada color y verás como este va variando. Eso sí, es muy importante que tengas claras las cantidades de cada color que decides usar para poder luego volver al marrón básico si es que la nueva mezcla no te convence. Este sería el método más sencillo para llevar el control de las cantidades y colores y así saber cómo volver al marrón básico original.

Otras técnicas para obtener color marrón

Aquí es donde entran en juego los colores secundarios y complementarios. ¿Sabes cuáles son?

Los colores secundarios son aquellos que se obtienen de la mezcla de dos colores primarios. Son el naranja, el verde y el morado.

- Con el rojo y el amarillo se forma el naranja

- Con el amarillo y el azul se obtiene el verde

- Con el rojo y el azul se consigue el morado

Si entre tus pinturas tienes diferentes colores para utilizar, entonces busca un color primario y mézclalo con un color secundario. Pero es clave que ese secundario no se haya obtenido con el primario con el que lo vas a mezclar. ¿Suena muy lioso? ¡Tranquilidad!, que es muy sencillo. En definitiva:

Puedes hacer marrón juntando:

- Rojo y verde

- Amarillo y morado

- Azul y naranja

Por otro lado, los colores complementarios son aquellos que se encuentran en posición opuesta (uno frente al otro) en el círculo cromático. Cuando colocas un color con su complementario al lado, ambos se ayudan a destacar y se muestran más intensos. En cambio, al mezclarlos es como si se anularan entre sí y perdieran brillo.

Otra opción entonces para hacer marrón es mezclar cualquier color con su complementario. Es decir, dos colores opuestos en el círculo cromático forman marrón.

Consejo extra: puedes también obtener un marrón básico uniendo el color naranja y el negro.

Cómo hacer color marrón claro y oscuro

Para hacer color marrón claro tienes dos opciones: usar el blanco o el amarillo. Si le añades blanco al marrón lo aclararás convirtiéndolo en un marrón arenoso. En cambio, si usas el amarillo en lugar del blanco, se irá hacia un tono marrón tierra claro.

Si quieres oscurecer el marrón, tu principal aliado será el negro. Pero ten cuidado y ve agregándolo muy lentamente y poco a poco. ¿Por qué? Porque es muy fácil pasarse y que quede muy oscuro incluso tirando a verdoso. Si esto es lo que buscas ¡adelante! Si no, añade un poquito de magenta o de amarillo para devolverle calidez al marrón.

Cómo hacer diferentes tonalidades del marrón

1. Marrón con tono Beige. Este es un tono muy claro del marrón con un ligerísimo toque rosado. Para conseguirlo, lo primero que tienes que hacer es mezclar el marrón y blanco. Al ser un tono tan claro, es más fácil que poco a poco le vayas añadiendo marrón al blanco y no al revés. Después agrégale una "pizquita" de rojo. Si al final crees que el beige se ha quedado muy oscuro, solo tienes que echarle más blanco o amarillo. Y si ves que ha quedado muy claro, ponle algo más de marrón o incluso azul.

2. Marrón con tono tostado. Es otro tono muy claro que, al igual que el beige, necesita que el marrón se mezcle con un color más claro. Para obtenerlo agrega más amarillo al marrón. También puedes añadir un poco de blanco, pero ¡cuidado!, ya que el color tostado no tiene un tinte rosado como el beige, así que asegúrate de no agregar nada de rojo a la mezcla.

3. Marrón con tono café. Para hacer este marrón tan oscuro es recomendable crear el marrón con los tres colores primarios, pero en lugar de mezclarlos en la misma cantidad, ponle más cantidad de azul y de rojo que de amarillo. Después puedes ir oscureciéndolo con morado o con negro, este último le dará un aspecto más brillante. Si necesitas aclarar la mezcla porque te quedó demasiado oscuro, ponle entonces un poco de amarillo o gris (nunca blanco).

4. Marrón con tono rojizo. Para obtener esta bonita tonalidad brillante y terrosa del marrón, lo que tienes que hacer es añadir amarillo y rojo al marrón básico que ya tienes hecho. Es decir, una vez que hagas el marrón básico ve muy poco a poco agregando una pizca de amarillo y una pizca de rojo a cada vez, hasta que consigas el tono deseado.

5. Marrón con tono ocre. Es una tonalidad del marrón que a su vez tiene muchos tonos diferentes. El ocre claro lo conseguirás mezclando amarillo con un poco de rojo y una pizca de negro. Para obtener un ocre menos amarillento, ve agregándole pequeñas cantidades de blanco hasta que salga el color que buscas. Otra tonalidad que puedes hacer es el ocre oscuro para el que necesitarás mezclar amarillo, con un poco de negro y un poquito de naranja. Aquí ten cuidado y no te pases con el negro, añádelo poco a poco y así irás viendo bien el tono que va cogiendo para que no te quede demasiado oscuro. Si quieres hacer un ocre dorado debes mezclar blanco con un poco de rojo y un poquito de negro.

Lo curioso del marrón es que lo podrás hacer casi con cualquier color que mezcles. Pero si no estás jugando y realmente quieres conseguir un marrón exacto y con sus diferentes tonalidades, es mejor que uses uno de los métodos que te hemos contado.