Las abejas son unos insectos con más de 20.000 especies conocidas y con una función vital para nuestra supervivencia. Son las mayores polinizadoras de las plantas con flores y son indispensables para conservar la biodiversidad. Pero sabemos que esto no significa que estés feliz con ellas volando alrededor de tu mesa, tu cabeza o tus hijos en la terraza, por ejemplo. Muchas personas buscan la manera de ahuyentar abejas evitando matarlas porque son una especie protegida.

No hace falta tener un un enjambre o una colmena en casa, de las 20.000 especies de abejas, el 75% de ellas son abejas solitarias. Estas son las más propensas a instalarse en las casas. Suelen hacer un pequeño nido en algún pequeño hueco como por ejemplo una persiana o un ladrillo. Pasarán allí unas semanas y tendrán una o dos crías y después se marcharán. Muchos apicultores te recomendarán que las dejes porque en principio son inofensivas, pero… la realidad es que casi nadie está tranquilo con su presencia.

Estas laboriosas criaturas, según dice la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO): "llevan siglos beneficiando a las personas, las plantas y el medio ambiente. Al transportar el polen de una flor a otra, las abejas y otros polinizadores no solo posibilitan la producción de una abundancia de frutas, frutos secos y semillas, sino también más variedad y mejor calidad, contribuyendo así a la seguridad alimentaria y la nutrición". La FAO estima en un 75% los cultivos de todo el mundo que producen frutas o semillas para uso humano que dependen, al menos en parte, de los polinizadores. Y la pregunta es: ¿cómo echamos a las abejas?

Trucos para ahuyentar a las abejas

1. Menta. Hay muchos olores que, como los mosquitos, las moscas o las avispas, las abejas no pueden soportar, para gustos, olores. Si pones plantas de menta en el exterior o alrededor de tu casa, esto las mantendrá alejadas. Es una situación en la que todos ganan: no tendrás que lidiar con los zumbidos alrededor de tu cabeza y tendrás una deliciosa menta para ti.

2. Cáscara de pepino. No muchas personas conocen lo bien que funciona este truco para ahuyentar a las abejas y mantenerlas alejadas de zonas específicas y pequeñas. Por ejemplo, puedes ponerlos junto a los marcos de las ventanas. Esto también funciona bien en ciertas zonas del jardín.

3. Aceite de almendras amargas. El aceite o su ingrediente activo puro, el benzaldehído, puede utilizarse para repeler a las abejas. Vierte un poco en un trapo y guárdalo en una zona exterior cálida y con brisa, donde se evaporará rápidamente.

4. Canela. Este olor tampoco les gusta. Asegúrate de esparcirla por las zonas que frecuentan las abejas cada día durante al menos una semana. Se supone que el efecto será duradero.

5. Ajo machacado. Si picas ajo y lo pones en remojo en agua durante unos días, será un gran repelente de abejas si lo colocas alrededor de tus plantas o de los lugares que frecuentan los humanos al aire libre. Eso sí, seguro que prefieres el olor de la canela.

6. Naftalina. Este es otro olor que no les gusta nada a las abejas. Cuelga una bolsa de naftalina cerca de donde suelen estar y también en diferentes lugares de su patio para mantenerlo libre de abejas.

7. Humo. Este método es eficaz en especial en el caso de una colmena. Las abejas ven el humo como una señal de que su hábitat se está quemando y es el momento de migrar y buscar un nuevo lugar. El humo también es un método eficaz y sencillo para ahuyentar a las abejas de sus colmenas. Utiliza madera podrida, cartón o papel y quémelos en un espacio abierto debajo de la colmena, o un incinerador donde el humo pueda llegar directamente a la colmena. Debes hacer esta operación por la noche para asegurarte de que todas las abejas están en la colmena. Antes de generar el humo, cierra todas las ventanas y puertas para evitar que las abejas entren en casa. La migración completa de las abejas de sus colmenas tras el ahumado tarda entre 8 y 10 horas.

8. Llama a un apicultor. Si el problema se complica lo mejor que puedes hacer es ponerte en manos de expertos. En la web de la Fundación de Amigos de las Abejas puedes pedir ayuda si estás en España. Nadie mejor que los profesionales te dirán cómo actuar. ¡Suerte!