En España, cada año se producen unos 110.000 ictus, una enfermedad cerebrovascular. Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) -publicados en 2021-, de todos ellos, al menos un 15% fallecerá y, entre los supervivientes, en torno a un 30% se quedará en situación de dependencia funcional.

Sin embargo, en esto hay una buena noticia, y es tal como aseguran los expertos de esta sociedad científica, "más del 80% de los ictus se podrían evitar con medidas cerebrosaludables". Algunas de estas medidas, enumeradas por esta entidad, son:

  • Dejar de fumar
  • Limitar el consumo del alcohol
  • Realizar ejercicio de forma regular
  • Seguir una dieta mediterránea
  • Evitar el sobrepeso
  • Evitar el estrés crónico
  • Control adecuado de la tensión arterial, el azúcar y el colesterol.

Los síntomas del ictus

Los síntomas del ictus generalmente se producen de forma brusca e inesperada -explican desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) , en este artículo sobre el ictus, de su página web oficial- y aunque su tipología depende del área del cerebro afectada, los principales son:

  • Pérdida de fuerza en brazos y piernas del mismo lado de forma súbita
  • Trastornos de sensibilidad en cara, brazo o pierna del mismo lado del cuerpo del mismo lado 'acorchamiento'
  • Pérdida súbita de visión, total o parcial, en uno o ambos ojos
  • Alteración repentina del habla, dificultad o imposibilidad de hablar, no podemos hacer que los demás nos entiendan
  • Dolor de cabeza súbito sin antecedentes o de características o intensidad inhabitual sin causa aparente y que no cede a analgésicos habituales
  • Sensación de vértigo intenso: caídas bruscas, inestabilidad sin causa aparente y acompañados alguno de los síntomas anteriores

Además, y tal como recomiendan los expertos de la SEMES, es importante que ante los primeros síntomas, se llame inmediatamente al 112, pedir una ambulancia y decir que es un ictus: "El ictus es siempre una Emergencia médica".

De igual modo, la Dra. Mar Castellanos, coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN, explicaba en este documento que "aunque la gran mayoría de los pacientes que sufren un ictus suelen presentar una combinación de varios de estos síntomas, el experimentar solo uno de ellos, ya es motivo de urgencia. Así, ante la aparición de cualquier síntoma sugestivo de ictus debe llamarse inmediatamente a los servicios de emergencias médicas".

Y es que "el ictus es una enfermedad tiempo-dependiente", explica la SEN. Es decir, "cuanto más temprana sea su detección, el acceso a las pruebas y al tratamiento, mayor será la probabilidad de sobrevivir a esta enfermedad y mayor también la de superarlo sin secuelas importantes".

En este sentido -añaden los expertos de la SEN- "la activación del Código Ictus en todas las comunidades autónomas y la implementación –aún desigual- de Unidades de Ictus por todo el territorio estatal han permitido mejorar de una forma muy sustancial los tiempos entre que se detectan los primeros síntomas y se inicia el tratamiento, así como el pronóstico de los pacientes".

Para saber más acerca del Código Ictus, pincha en este enlace de la Federación Española del Ictus (FEI).

Para saber más sobre el ictus, pincha en este enlace de la Sociedad Española de Neurología (SEN).