Un adenovirus podría estar detrás de los casos de hepatitis infantil, tal como indican las hipótesis manejadas hasta el momento. Normalmente, el motivo o las causas de la hepatitis infantil suele ser, en la gran mayoría de los casos, un agente infeccioso, es decir, un virus.

"Todos los procesos víricos podrían causar una hepatitis. Hay procesos virales que la ocasionan con más frecuencia que otros", explica a laSexta.com a través del teléfono la Dra. Teresa Cenarro, pediatra y vicepresidenta de AEPap.

Tal como explicamos en este artículo, "las hepatitis, en niños, es provocada por microorganismos –generalmente, virus-. Gran número de estos microbios pueden dar lugar a alteraciones hepáticas transitorias y sin mayor transcendencia".

Así y como explica la doctora, "muchos procesos víricos pueden causar un proceso agudo hepático. Y de vez en cuando, hay algún serotipo que es más virulento que otro y esto es lo que parece que puede estar pasando, con este tipo adenovirus -llamado adenovirus 41- y las hepatitis infantiles que se están registrando".

Por tanto, "como todos los procesos víricos pueden causar hepatitis, no es extraño que sea un adenovirus la causa de estas hepatitis", añade. Recordemos no obstante, que de forma general los adenovirus son virus que provocan síntomas digestivos y síntomas respiratorios y las hepatitis infantiles suelen cursar de forma leve y transitoria". No obstante aún la causa no está clara. Veamos.

En el mundo hay 169 casos de hepatitis infantil (13 en España)

A principio de este mes, el día 5 de abril, el Punto Focal Nacional del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de Reino Unido notificó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) 10 casos de hepatitis aguda grave de etiología desconocida en niños menores de 10 años.

A día de hoy en todo el mundo, se registran ya 169 casos en 11 países diferentes, incluido España. Hasta el momento, un menor ha fallecido por esta causa. En nuestro país se contabilizan 13 casos de hepatitis infantil, uno de los cuales ha tenido que ser intervenido de un trasplante hepático.

La mayoría de los casos a nivel mundial, se han registrado en Europa, salvo nueve confirmados en Estados Unidos y 12 en Israel; Reino Unido es el que más ha reportado (114), seguido de España (13), tal como informa la OMS.

Esta organización señaló que "17 de los niños afectados (aproximadamente uno de cada 10) han necesitado un trasplante de hígado tras contraer esta nueva enfermedad, que suele acarrear dolores abdominales, diarrea o vómitos" y que "podría estar causada por un adenovirus, quizá el tipo 41". No obstante, la causa no está aún clara, es tan sólo un que se está investigando.

De hecho y según explica el informe de la OMS, "si bien el adenovirus es actualmente una hipótesis como la causa subyacente, no explica completamente la gravedad del cuadro clínico. La infección por adenovirus tipo 41, el tipo de adenovirus implicado, no se ha relacionado previamente con una presentación clínica de este tipo. Los adenovirus son patógenos comunes que generalmente causan infecciones autolimitadas".

Según explica la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) en este informe -con datos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias-, los 10 casos de hepatitis infantil vistos inicialmente en Reino Unido que se detectaron una vez los menores estaban ya hospitalizados, se hallaban fundamentalmente en el cinturón central de Escocia y las edades de los pequeños oscilaban entre los 11 meses y los cinco años. "Nueve casos tuvieron un inicio de síntomas durante marzo de 2022 y uno tuvo un inicio más temprano, en enero de 2022. Los síntomas incluyeron ictericia, diarrea, vómitos y dolor abdominal".

Tras una investigación, el pasado 20 de abril, Reino Unido había registrado ya 108 casos en ese momento (en la actualidad hay 114) no estando entre ellos relacionados: el 55% eran niñas entre 0 y 10 años (87% entre 1 y 5 años). En 8 de estos casos ha sido necesario el trasplante de hígado. En la actualidad, a fecha de 25 de abril un niño habría fallecido en este país.

Durante la investigación y las pruebas realizadas en el laboratorio, se excluyeron todos los virus de la hepatitis (A, B, C, D y E) en estos niños. "Una de las posibles causas que se están investigando es que estén relacionados con una infección por adenovirus. en los casos de Reino Unido, 37 casos de 48 analizados (77%, IC 95% 62-87), fueron positivos a adenovirus", tal como subraya el informe de la AEPap.

Además -añade- "en las últimas semanas, según los datos aportados por la vigilancia de infecciones respiratorias en Reino Unido, la incidencia de infecciones por adenovirus se ha incrementado de forma muy importante, respecto a los años previos".

¿Los niños están menos inmunizados por culpa de la pandemia?

De este modo, una de las razones que dan algunos expertos a este brote de hepatitis, como aseguran varios expertos en este informe, es que los niños, debido a la pandemia, no se han expuesto demasiado a los virus, como sí ocurre normalmente.

"Y esto es algo que parece claro. Es decir, el sistema inmune de los niños se pone en marcha a raíz de padecer procesos infecciosos y durante estos dos años han circulado muy pocos virus, porque todo era COVID-19", explica la doctora Cenarro.

"Los niños antes o después van a coger y tienen que coger procesos infecciosos porque es la manera de poner en marcha sus sistema inmunitario y de que este madure. Así, efectivamente estamos viendo que durante estos dos últimos años -por culpa de la pandemia- la circulación de los virus habituales ha sido muy escasa con lo cual todos los niños se tienen que inmunizar a partir de ahora en cuanto empiecen a circular todos los demás procesos víricos que ya estamos viendo en la actualidad", añade la experta.

No se sabe realmente por qué afecta más a unos niños que a otros. Puede ser -sostiene Cenarro- porque una determinada cepa sea más virulenta. No obstante, es importante aclarar que de forma general todos los adenovirus suelen ser leves y causar igualmente casos leves de hepatitis, sin embargo habrá que seguir investigando en el por qué, es decir, en la causa de este brote de hepatitis registrado a nivel mundial, especialmente, hasta la fecha, en el Reino Unido.

De momento, y tal como explica la OMS en dicho informe, "factores como una mayor susceptibilidad entre los niños pequeños después de un nivel más bajo de circulación de adenovirus durante la pandemia de COVID-19, la posible aparición de un nuevo adenovirus, así como la coinfección por SARS-CoV-2, deben investigarse más a fondo. Las hipótesis relacionadas con los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19 actualmente no se respaldan, ya que la gran mayoría de los niños afectados no recibieron la vacuna contra la COVID-19. Es necesario excluir otras explicaciones infecciosas y no infecciosas para evaluar y gestionar completamente el riesgo".