Los turrones ocupan ya buena parte de los supermercados, desde mucho antes de comenzar diciembre. Estos dulces son un típico imprescindible de las navidades y qué mejor que sean de calidad y no de cualquier manera. Su perfil nutricional será mucho mejor. Para ello, hemos de fijarnos siempre en los ingredientes.

No podemos hablar realmente de turrones más o menos sanos, ya que "los turrones son dulces tradicionales y alimentos totalmente prescindibles, es decir, no los necesitamos nutricionalmente hablando, sino que los tomamos para el deleite de nuestro paladar ", afirma a laSexta.com Laura Isabel Arranz, doctora en Alimentación y Nutrición, dietista-nutricionista y profesora asociada de la Universidad de Barcelona.

No cabe duda -añade esta experta, autora también de varios libros y estudios publicados- "que el turrón es un dulce fantástico para tomar de forma ocasional, en un contexto de dieta saludable. Esto es: el consumo debe ser esporádico y limitado a las celebraciones de fiestas navideñas".

No obstante, mejor que, de entre todos los que existen, los escojamos con buenos ingredientes. Porque sí podemos hablar de turrones de más o menos calidad que tendrían por tanto -como ya hemos dicho- un mejor perfil nutricional.

De este modo, afirma la experta, podemos decir que "el mejor turrón será aquel que tenga mayor proporción de fruto seco, menos azúcares y menos grasas saturadas".

Claves para elegir el mejor turrón...

El turrón tiene una base principal de almendra, azúcar o miel, y tiene calidades diferentes, según su porcentaje de almendra. Por tanto, esa sería de las cosas en las que debemos fijarnos: "Los hay que tienen hasta un 70% y eso hará que tenga menos cantidad de azúcares: cuanta más almendra, menos azúcares", explica Arranz.

Los mejores turrones son aquellos que tienen mayor proporción de almendra: cuánta más almendra, menos azúcares

Laura Arranz, doctora en Nutrición y Alimentación

Los turrones de mayor calidad -los que mayor cantidad de fruto seco tienen- son los que se llaman turrones de calidad suprema (que podemos ver en la etiqueta del producto): "Éstos presentan más de un 54% de fruto seco en el turrón blando y más de un 60% en el turrón duro. O tienen mayor proporción de otros ingredientes principales como pueden ser otros frutos secos, el coco, la yema de huevo o el cacao", explica la experta.

Por otro lado, si el turrón es de cacao o tiene otros ingredientes que no son los clásicos, un buen consejo para elegir el mejor es "fijarnos en aquellos que tengan menos grasas saturadas, pues son las grasas que debemos limitar en nuestra dieta, ya que un exceso de éstas está relacionado con patologías cardiovasculares y otros problemas".

Así, los turrones que más grasas saturadas tienen, son los de chocolate, por la grasa del cacao y la leche: "los turrones de chocolate tendrían unos 10 gramos de grasas saturadas mientras que los de almendra tienen unos 2-3 gramos", indica. Por tanto, los mejores serían -insistimos- los que tienen más almendra (o frutos secos), que presentan por tanto, menos azúcar y menos grasas saturadas.

Por último, indica Arranz, los turrones que menos azúcar tienen son los turrones sin azúcares añadidos. En su lugar, sin embargo, "contienen una gran cantidad de edulcorantes (normalmente polioles como sorbitol, maltitol...) cuyo consumo puede tener efectos laxantes".

...y el menos calórico

En cuanto a las calorías, no habría muchas diferencias entre un turrón y otro, ni siquiera entre un turrón con y sin azúcares añadidos. Normalmente, un turrón tiene unas 500 kcal por cada 100 gramos de producto.

"Un turrón de almendra blando convencional tendrá alrededor de unas 540 kcal (por cada 100 gramos de turrón), mientras que uno sin azúcares tendría unas 500 kcal. Curiosamente, los turrones de yema son los que menos calorías suelen tener", indica la experta en alimentación.

Los turrones -con o sin azúcares añadidos suelen tener unas 500 kcal por cada 100 gramos de producto. Los menos calóricos son los turrones de yema de huevo

L. Arranz

También -aconseja la experta, para hacer un turrón menos calórico "podríamos hacerlo nosotros en casa de forma casera: con mucha almendra y con poco azúcar".

No obstante, hay que aclarar que no engordamos más o menos por comernos un turrón u otro sino que como siempre, debemos tener en cuenta el conjunto de nuestra alimentación. Es decir, como siempre recuerdan los nutricionistas, un alimento por sí solo no engorda. Tendrá, eso sí, más o menos calorías.

De modo que, escojamos el turrón que sea, más o menos calórico, lo importante es tomarlo en una cantidad pequeña y sólo los días especiales. Este es un alimento de consumo ocasional por lo que "un buen consejo sería escoger unas dos o tres tabletas de turrones de calidad y comerlo sólo esos días, compartido con la familia. El mayor problema será que por tener el turrón en casa, tomemos cada día un poco, sumando así calorías y azúcares extra a diario, lo que nos llevará seguro a engordar", finaliza la doctora Arranz.