ALEMANIA

Castillo de Núremberg: historia y todo lo que debes saber

Es el momento más que perfecto para conocer la historia y algunos datos curiosos del sorprendente Castillo de Núremberg. ¡Es espectacular!

Castillo de Núremberg: historia y todo lo que debes saber

Castillo de Núremberg: historia y todo lo que debes saber Pxhere

Publicidad

STORIES

No es ningún secreto que, poco a poco y con el paso del tiempo, Núremberg se ha convertido en una de las ciudades alemanas que más turistas recibe año tras año. Uno de los monumentos más visitados es nada más y nada menos que el siempre impactante Castillo de Núremberg. Con las murallas de la ciudad, estamos ante uno de los sistemas militares medievales más espectaculares del continente.

Es una construcción verdaderamente histórica, realizada con una roca arenisca que es bastante característica de la zona norte de la ciudad de Núremberg. El Castillo está compuesto por tres secciones verdaderamente diferenciadas. En primer lugar, el “Kaiserburg” (Castillo Imperial), “Burggrafenburg” (diversas construcciones de los Búrgraves de Núremberg) y, por último, “Reichsstädtische Bauten” (varios edificios municipales pertenecientes a la Ciudad Imperial).

El Castillo de Núremberg, a través de su historia

Durante muchísimos años se han llevado a cabo una serie de investigaciones arqueológicas para conocer muchos más datos sobre este Castillo. Muchos historiadores aseguran que, sobre el año 1000, ya había asentamientos humanos en la zona. Lo cierto es que los primeros registros de la ciudad de Núremberg nos hacen viajar al año 1050.

Y todo porque el rey Enrique III decidió visitar la ciudad. Bien es cierto que no hay mención alguna del castillo hasta un documento del año 1105. Otro momento a destacar en la historia del Castillo de Núremberg es el año 1140, instante en el que el monarca Conrado III tomó la decisión de construir un segundo castillo en ese lugar, para poder utilizarlo como nada más y nada menos que residencia real.

Castillo de Núremberg
Castillo de Núremberg | Pxhere

Es un hecho que el siglo XIII fue uno de los más importantes en la historia de Núremberg. Y todo porque pasó a ser Ciudad Libre Imperial, por lo que el castillo cayó y pasó a estar en manos de la ciudad. De todas y cada una de las partes de ese castillo que se construyeron por aquel entonces, tan solo podemos destacar la torre de vigilancia, llamada Torre Luginsland, cuya construcción comenzó en 1377.

No podemos dejar de mencionar la segunda mitad del siglo XIX, cuando se tomaron ciertas medidas para conservar esta construcción. A pesar de todo, durante la Segunda Guerra Mundial, este castillo quedó bastante dañado. Los únicos elementos que permanecieron intactos fueron la Torre Sinwellturm y la doble capilla románica.

Una vez terminó la Segunda Guerra Mundial, Rudolf Esterer y Julius Lincke se encargaron de su reconstrucción. Es más, incluyeron en ese plan la destruida Torre Luginsland. Actualmente, las construcciones situadas en la parte oriental del Castillo son utilizadas como albergue juvenil.

La leyenda tras el Castillo de Núremberg

Como suele ocurrir en este tipo de edificaciones, siempre hay alguna que otra leyenda que ha ido pasando de generación en generación. Para conocer la que tiene relación con el Castillo de Núremberg, debemos viajar al año 1372. Por aquel entonces, Eppelein von Gailingen era barón, pero también un conocido ladrón.

El hombre trató de escapar de la horca a lomos de su caballo, pero el animal terminó saltando al foso del castillo. De ahí que muchos aseguren que aún pueden apreciarse los cascos del caballo sobre algunos de los muros de esta sorprendente fortificación. ¡Es espectacular!

...

También te puede interesar...

Castillos en España. Estos son los mejor conservados del país

Viajestic » Destinos

Publicidad