HÁBITOS DEL SUEÑO

Cosas que afectan a tu reloj biológico y no lo sabes

Todos tenemos una especie de reloj interno que controla por nuestros hábitos del sueño. Te contamos qué situaciones habituales pueden alterarlo.

Hyliacom

Publicidad

El ritmo circadiano es el reloj interno que controla una jornada de 24 horas. Este ritmo desempeña un papel fundamental en la regulación de las funciones biológicas, incluida la preferencia sueño-vigilia, la temperatura corporal, la secreción hormonal, la ingesta de alimentos, incluso el rendimiento físico y cognitivo. Los hay que se despiertan muy temprano, aun habiendo dormido muy pocas horas, o los que son capaces de dormir pronto tras una larga siesta, para que se den estas situaciones existen ciertos factores.

Los cronotipos que definen nuestra actividad

Nuestros periodos de actividad y sueño encajan en cronotipos. Están los que son muy madrugadores cuyo cronotipo es de alondra y los que son más activos de noche cuyo cronotipo es el del búho. Estos cronotipos pueden verse afectados por cambios en nuestras rutinas, por ejemplo, los del cronotipo buho suelen tener más problema para ajustarse al cambio de horario de verano.

Por naturaleza, nuestro ritmo biológico está supeditado a la luz del sol, pero existen ciertos estímulos que pueden influir en nuestro ritmo. Por ejemplo, comer grasas en exceso interrumpe nuestro ritmo interno, haciendo que tengamos que cambiar el tiempo de descanso. Los desajustes en el horario de trabajo por turnos cambian el ciclo luz-oscuridad influyendo en nuestro reloj biológico. Uno de los mayores peligros para nuestro reloj biológico es el uso continuado de pantallas, esto es debido a la famosa luz azul que emiten, que se parece, hasta cierto punto, al sol. Por ello, el utilizar un aparato electrónico antes de dormir retrasa nuestra capacidad para "entender" que es de noche.

Por qué nos afectan los largos viajes en avión

Cómo hemos dicho, el ritmo circadiano es aquel que recoge 24 horas, por lo tanto, una noche y un día. Cuando viajamos durante mucho tiempo en avión a lugares muy alejados, perdemos la noción de ese tiempo a esto se le llama 'Jet-Lag'. Los cambios horarios tan repentinos hacen que nuestro reloj biológico se encuentre desorientado, hasta que se adapta al nuevo horario de luz-oscuridad.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Qué es el ruido rosa y cómo afecta a nuestra memoria y calidad del sueño

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad