En esta cuarentena que nos ha tocado vivir están ocurriendo cosas maravillosas, como que esos vecinos que apenas conocíamos empiecen a tener cara y ojos y, además, un enorme equipo de mezclas con unos altavoces del tamaño de barriles de... eso. Y claro, tantos decibelios en juego y es una pena que no podamos, una vez al menos, pinchar un tema que realmente nos apasione.

Así que llega el momento de intentar solicitarle al DJ nuestra petición. Queremos cumplir el sueño de escuchar a todo trapo en la calle un tema musical de ese grupo que seguimos desde hace décadas... pero no podemos contactar con él. ¿Cómo lo hacemos? Pues Spotify ha tenido una idea genial que, cuando la miramos más en detalle, es una absoluta locura.

¿Por qué no es buena idea?

Básicamente Spotify quiere que cambies el nombre de tu red Wifi por el titulo de la canción que quieres que tu vecinoDJ lo veo y lo pinche. Eso, dicho así, parece un buen método para hacerle pensar en la canción que queremos escuchar, pero en realidad puede ser el camino más corto para que tu casa se convierta en un infierno en los días que nos quedan de confinamiento. ¿Por qué?

La razón es muy sencilla: si cambias la SSID (el nombre del Wifi) por el título de vuestra canción, más el nombre del artista, más todos los datos que queráis adjuntar, la conexión con el router de todos los dispositivos quedará interrumpida. Cortada. Eliminada. Con el consiguiente drama que eso supone. No solo vuestro móvil –con el que estáis haciendo ese cambio de nombre en el Wifi– se desconectará, sino también todos los demás artefactos que tengáis emparejados: ordenadores, Smart TV, consolas de videojuegos, termostatos, altavoces inteligentes, libros electrónicos, cámaras de foto y vídeo, Chromecast, Fire TV Stick, etc. Todo aquello que cuente con una conexión Wifi necesitará que vayamos, uno a uno, volviendo a dar de alta esa nueva red en sus opciones de configuración.

¿No os parece un gran trabajo? Pues os adelantamos que lo es: imaginad escribir una contraseña Wifi de esas largas con números y letras mayúsculas y minúsculas 20, 30 o más veces. Y todo para que el vecino se dé por enterado de la canción que queréis. Pensando solo en el tiempo que nos puede llevar un trabajo así, es mejor que vayáis a su casa y le paséis una nota por debajo de la puerta con el título de la canción escrito a mano.

Tened en cuenta que, muchas veces, el simple cambio de nombre, aunque sea temporal, para volver más tarde al anterior, puede provocar que muchos dispositivos entiendan que esa red inalámbrica sea distinta y no nos libremos de tener que darla de alta otra vez. ¿En qué casos podéis hacer el truco que os pide Spotify? Pues en aquellos en los que en vuestra casa solo haya uno o dos dispositivos conectados al router, de tal forma que actualizarlos a la nueva SSID no sea tan costoso. Pero si en casa sois tres o cuatro de familia, y cada uno con sus móviles, ordenadores, tablets, consolas, altavoces inteligentes y demás gadgets, hacer lo que piden los suecos es un pequeño suicidio (digital) en plena cuarentena. Mejor hacedlo con el punto de acceso Wifi del teléfono. Ese sí que no afecta a nadie.