Los clanes de 'Los Bocanegra' y el de Los 'Marco' se han vuelto a enfrentar a tiros en el cementerio de Torrent, el Día de Todos los Santos, con dos muertos, uno de los cuales es un hombre de 78 años que nada tenía que ver con las rencillas entre las dos familias gitanas enfrentadas y al que le alcanzaba una bala perdida cuando iba a poner flores a su mujer fallecida.

Según las primeras investigaciones, un individuo de 'Los Bocanegra' es quien abre fuego tras un cruce de insultos con el grupo rival. Son dos familias de etnia gitana que no era la primera vez que se agredían, ya en 2016 se enfrentaron por el control de un barrio de Torrent en el que se ha impuesto la ley del silencio ante la violencia que exhiben ambos clanes y los vecinos viven atemorizados.

En Más Vale Tarde, el periodista Javier Martínez, de 'El Diario de las Provincias', explica que no se espera mayor movimiento ahora porque lo habitual es que los protagonistas desaparezcan, pero las fuentes policiales aseguran que esto no ha hecho más que empezar. "Algunos miembros del clan de las víctimas ya han anunciado que esto no se ha acabado", indica el reportero, que habla de "una crónica de una venganza anunciada".

"Uno no va al cementerio con una pistola escondida entre sus ropas, la llevaban para defenderse por si se encontraban en una calle estrecha del cementerio con varios miembros de otra familia", ha indicado, algo que finalmente ocurrió y desencadenó el enfrentamiento..