El tope al precio del gas es el arma fundamental al que se agarra el Gobierno para tratar de bajar la inflación. Este mismo martes, Pedro Sánchez ha dicho que espera que esté funcionando pronto. Ya en marzo, España y Portugal lograron el primer visto bueno de Bruselas a la llamada 'excepción ibérica' y la realidad es que han pasado ya dos meses sin que se haya puesto en marcha.

El 25 de marzo, el propio Sánchez anunciaba "el compromiso de la Comisión Europea de responder de manera urgente para que podamos actuar de manera inmediata". Por su parte, la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, calculaba un día después que "en tres, cuatro semanas" podría haber un pronunciamiento de la Comisión sobre la propuesta y "hacerlo inmediatamente operativo".

Desde entonces han pasado más de dos meses. Por eso en abril, Ribera empezó a decir que sería en mayo porque la UE tenía que volver a dar luz verde a la propuesta. "Nuestra expectativa, nuestra convicción, porque además así lo entiende también la Comisión Europea, es que a principios de mayo podamos tener esto aprobado y aplicado ya", indicó entonces.

Tras el visto bueno de Bruselas, el Gobierno no aprobó la medida en el Consejo de Ministros hasta el pasado 13 de mayo. ¿Por qué no está todavía en marcha hoy? La Comisión Europea aún tiene que dar un tercer 'ok'. Así, Ribera reconocía ese día que "es posible que la aprobación formal por parte de la Comisión Europea lleve algunos días, una semana, 10 días, dos semanas".

Lo cierto es que ya han pasado dos semanas desde esas palabras y el tope del gas sigue sin estar en vigor en España. Desde Transición Ecológica indican a laSexta Clave que esa tercera aprobación por parte de Bruselas es puro formalismo. Ahora, la ministra dice que el ahorro lo notaremos en la factura de junio, que llegará en julio.

Cuánto se notará en la factura

Más allá de las sucesivas fechas que el Ejecutivo ha ido barajando para su entrada en vigor, también han ido cambiando sus previsiones sobre cuánto nos vamos a ahorrar en la factura de la luz gracias a esta medida

En un primer momento, Sánchez dijo el 4 de abril que el límite al precio máximo del gas para las centrales de generación eléctrica estaría en 30 euros el megavatio hora. Sin embargo, la Comisión lo rechazó y subió este máximo a 40 euros, que, pasados seis meses, subirá casi a 50.

La vicepresidenta Ribera concretaba el pasado 13 de mayo que "se iniciará en 40 euros el megavatio de gas durante seis meses e irá creciendo poco a poco mes a mes hasta alcanzar un promedio de 48 euros el megavatio". Así, del ahorro que inicialmente se cifraba en torno a un 30% en la factura de la luz, ahora el Gobierno está empezando a hablar de que la rebaja que se va a notar será del 15%. La propia vicepresidenta admitía que ese ahorro "puede no ser de las dimensiones que nos hubiera gustado".

Así las cosas, se está retrasando el cuándo entra en vigor y está bajando también el cuánto ahorro va a suponer la medida. Desde el Ministerio, insisten en que lo importante es que el tope del gas en invierno ya será una realidad.