Equipo de Investigación se hace eco de la denuncia de una camarera que lleva 20 años trabajando en la hostelería. Ha preferido trasladarse a Madrid para la entrevista porque donde vive podrían reconocerla. "En este sector se conocen todos y yo quiero seguir trabajando", justifica preguntada por qué prefiere no dar la cara.

"Yo empiezo de camarera porque dejo de estudiar y en la zona en la que vivo trabajas en la hostelería, o en el campo. No hay otra. Es una situación de semiesclavitud, no tengo nómina, en 20 años no he firmado un contrato", relata.

En este sentido, recuerda que "hacía 15 horas diarias que variaban dependiendo de la época, Navidad, fiestas patronales...".

Sobre el trato recibido, la camarera critica la actitud de algunos empresarios: "Te pisotean mucho, te hacen sentir que eres una mierda. Recuerdo ir llorando a trabajar todos los días".

Desde la Confederación Empresarial de Hostelería de España, su secretario general, Emilio Gallego, indica que no conoce "a ningún profesional que se considere perfectamente pagado". Al respecto, reconoce que "tendrían que estar mejor y más retribuidos", pero añade que eso "va, en gran medida, en función de la productividad de los puestos" y que "los salarios están en función de la capacidad que las empresas tienen para pagar por esos puestos".

Carmelo Rojas, empresario hostelero, subraya que "la ruina es la hostelería" porque "hay que pagar y pagar". "Te puedo enseñar la factura de la luz. En 2021 pagué 691 euros y la de este año son 1.447, más del doble", lamenta.

"Un cocinero cobraría 2.000 o 2.200 euros y no puedo, por eso soy yo el cocinero. Doy entre 30 y 40 menús, que conllevan un primero, un segundo, postre, café y la bebida. Cobraba 10 euros y ahora cobro 11. No tengo vacaciones, no tengo días libres, vivo para el negocio, para que podamos vivir cuatro familias. Es lo único que saco en claro, no saco otra cosa", destaca.

Paga a sus camareros 1.400 euros al mes por trabajar ocho horas diarias, según afirma, todos están dados de alta en la Seguridad Social. Sobre otros hosteleros, critica duramente que "hay quienes que no dan de alta a sus trabajadores".

Por otro lado, Equipo de Investigación muestra cómo se defiende un hostelero denunciado por sus trabajadores: "Tengo denuncia de un subnormal comunista". Puedes ver el momento en el vídeo que se incluye a continuación.