Thais Villas se ha cansado de estar siempre a las puertas del Congreso a la 'caza' de los políticos que salen y entran para poder hablar con ellos. Por ello, ha decidido recorrerse España para comer en restaurantes típicos con los dirigentes políticos de cada zona.

El primer viaje lo ha hecho a Toledo, donde se ha reunido con Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, para analizar la coyuntura política actual y para comer de gorra.

Ambos se encuentran en el barrio que nació Page, y este asegura que "se echa culo con las cuestas de Toledo". "No le digo que me lo toque, que sería un escándalo", bromea Villas.

Page, del Partido Socialista, gobierna en mayoría absoluta en época de coaliciones y pactos. Asegura que "no hay un momento a lo largo del día" que no piense en la suerte que tiene. "Para ser 'inútil total', como le declararon a la hora de hacer la mili por un problema de visión, no le ha ido nada mal", le dice la reportera.

Juntos entran en uno de los restaurantes de la ciudad. Allí, nada más llegar, Page confiesa que no bailó ni el día de su boda y que lleva muchos años comiendo fuera de casa, como 27 o 28 años. "Cuando llego a casa nos íbamos todos a comer al Mc'Donalds, a comer con los dedos", cuenta.

Entonces Thais Villas comienza con sus preguntas. ¿Cuál ha sido en política su momento más dulce y más amargo?

El presidente de Castilla-La Mancha explica que "la última noche electoral", la de las elecciones autonómicas del 28 de abril, cuando consiguió "la mayoría absoluta con una ley que dejó tramposamente preparada Cospedal".

En cuanto a su momento más amargo, Page cuenta que "estrictamente político no hay nada más grave, que no deseo ni al PP, ni a Vox, que el 1 de octubre que tuvimos hace varios años, con los cambios en el PSOE. No creo que haya nadie que pueda hablar positivo de ese día", reconoce.

La reportera va más allá y le pregunta por "el momento más picante", y Page asegura que no ha tenido momentos picantes, "al menos que se pueda contar".

Después, Villas le pregunta con quién de los líderes políticos del momento, que no sea Pedro Sánchez, se iría a comer. "Con Pablo Iglesias. Es un tipo listo y tiene un carisma que a mí no me llega, pero que entiendo que sí llega a mucha gente. Me gustaría tener con él una conversación de perspectiva", responde Page.

Envían un audio de Whatsapp a Sánchez

Cuando Thais Villas le pregunta por cómo está su relación con Pedro Sánchez, líder socialista, en este momento, Page asegura que a día de hoy "seguramente estemos opinando más parecido que nunca". Después, cuenta que hace unos días que mantuvieron una conversación por teléfono, lo que le lleva a Villas a pedir que le envíen, juntos, un audio de Whatsapp. "A ver si usted un día me invita a comer en la Moncloa, pero piénseselo rápido, guapo", le apremia la reportera al presidente del Gobierno en funciones.

Después, Page le envía un mensaje cariñoso a Sánchez: "Que tengas suerte y que va a ir todo bien. La gente acabará valorando que pudiendo gobernar en saldos prefieras gobernar en serio".

A la hora de despedirse, el político le regala una caja con azafrán. "¿Pero no tenía un diamante o una esmeralda?", dice bromeando Villas, que se marcha contenta a hacer la digestión.