En los últimos años los desafíos virales sobre las ilusiones ópticas han copado las redes sociales y, tras el éxito del vestido azul o dorado, ahora llegan unas zapatillas que, dependiendo de quien las mire, tienen un color u otro.

Algunos las ven azules y grises, no obstante, muchos otros dicen verlas rosas y blancas. Estas deportivas están volviendo locos a los usuarios de Facebook, Twitter o Intagram.

 

Un usuario de Twitter asegura que esto tiene que ver con qué parte del cerebro usa más cada persona, una teoría que es falsa* y es que según apunta el catedrático de Ergonomía de la Universidad Complutense de Madrid, Julio Lillo Jover, en declaraciones a El País, la solución a este enigma está en la constancia parcial del color.

Esto significa que el cerebro es capaz de compensar la iluminación del entorno de un objeto de un color determinado para que siempre lo veamos del mismo color, por ejemplo, una jersey blanco lo veremos blanco al sol o en un entorno interior con iluminación artificial.

En el caso de esta zapatilla, la información que proporciona la fotografía es ambigua, por lo que nuestro cerebro no puede interpretar de manera correcta esa ambigüedad. Así dependiendo del contexto donde veamos la imagen (monitor o luz ambiente), la veremos de un color u otro.

*Este contenido ha sido editado: en una primera versión, se decía que la diferencia del color radicaba en el lado del cerebro que use quien mira la zapatilla, extremo que es incorrecto y ha sido corregido.