Los retos virales van y vienen constantemente para incitar a un nuevo desafío a los usuarios de las redes sociales. Algunos surgen por una buena causa, como ocurría con el 'Ice Bucket Challenge' que buscaba concienciar sobre la ELA. Otros acaban en un recuerdo cómico para sus participantes, como el 'Mannequin Challenge'. Pero sin duda, muchos suponen un importante riesgo para sus protagonistas.

La última novedad en cuanto a retos virales tiene un nombre que lo resume todo: 'rompe bocas'. Y por ende, no hay otra finalidad que no sea que tu víctima caiga de boca al suelo. El mecanismo consiste en enganchar sus tobillos con una prenda de ropa y tirar hacia atrás. Si a la víctima se la pilla por sorpresa, no le dará tiempo a reaccionar y a poner sus manos para evitar un fuerte golpe en la cabeza.

 

Con esta tendencia, se deja atrás otro reto reto viral llamado 'rompe cráneos'. En él, tres personas saltaban a la vez, pero las dos en los extremos hacían una zancadilla a quien estuviera en medio. La broma acababa en un fuerte golpe que podía acabar en una grave fractura, como le ocurrió a un adolescente venezolano.

Los retos virales en las redes: un peligro subestimado

Los 'challenge', aunque tengan una finalidad ociosa, se han convertido en algo muy peligroso con un importante riesgo de lesión grave o incluso de muerte.

Selfies extremos, retos como el 'trainsurfing' (saltar sobre el techo de un tren en marcha) o el 'mata león' (que consistía en extrangular a otra persona hasta dejarlo inconsciente) son algunas de las locuras que hacen los usuarios de Internet por ganar 'likes'. Una moda que cada vez generan mayor impacto social y que involucra, sobre todo, a los más jóvenes.