Honey, una hembra de delfín que vivía en cautividad en un acuario abandonado de Japón, ha fallecido tras dos años de soledad en su tanque del parque marino Inubosaki, en la ciudad de Choshi. Así lo ha confirmado la ONG Dolphin Project, que ha precisado que la delfín falleció el pasado 29 de marzo.

Las desoladoras imágenes de Honey, un ejemplar de delfín nariz de botella, completamente sola en su tanque del parque abandonado trascendieron en septiembre de 2018, causando la indignación en Japón. Fueron captadas desde el aire y reflejaban la desgarradora situación del animal, como puedes ver en el vídeo unas líneas más abajo.

Tal y como informó laSexta entonces, Honey, que fue capturada en 2005, había quedado atrapada, al igual que otros animales marinos (entre ellos 46 pinguinos, así como cientos de peces y reptiles), en el mencionado parque Inubosaki, que había cerrado al público y cuyo futuro permanecía en un limbo.

Durante meses, salvo por un cuidador que los alimentaba, los animales quedaron a su suerte en las instalaciones abandonadas, de acuerdo con Dolphin Project.

Según ha informado ahora la organización, el parque fue vendido en 2019, pero, pese a sus intentos por comprar a Honey para sacarla de su confinamiento en soledad, a principios de marzo de este año "se hizo evidente que era improbable que Honey sobreviviese". Poco después, la delfín fallecía en el tanque donde pasó los últimos años de su vida en completa soledad.

"Honey la delfín nariz de botella languideció en su tanque", asevera Dolphin Project en un comunicado, en el que añade que, "aunque trágicamente no pudo escapar del recinto artifical en el que sufrió, Honey seguirá siendo el rostro del cautiverio de delfines durante muchos años".

La organización ha compartido en sus redes sociales uno de los últimos vídeos que muestran a la delfín fallecida y el lamentable estado en el que se encontraba al final de su vida.