El jabalí se está convirtiendo en una auténtica plaga en Galicia, campa a sus anchas por el centro de ciudades como Lugo y atraviesan carreteras y autovías con total libertad.

Para intentar frenar su expansión, la Xunta de Galicia está preparando un decreto que potencie el consumo y la comercialización de carne de jabalí. Quiere que los cazadores puedan vender directamente a restaurantes y consumidores las piezas que capturen.

Ahora, sólo se puede comercializar carne de especies de caza si ha pasado por una sala de despiece que cumpla con los requisitos legales. Los cazadores no quieren que la nueva medida suponga un cargo extra para sus bolsillos.

"Soy algo susceptible con esa medida, si son batidas pequeñas y se exige un control sanitario en cada batida, es imposible", ha dicho José Manuel Vidal, secretario de la Federación de Caza de Lugo.

Si el decreto sale adelante, podríamos encontrarnos con platos con jabalí en los menús del día. Los cocineros aseguran que el jabalí tiene una carne que ofrece muchas posibilidades gastronómicas. "Hay un montón de preparaciones: a la brasa, asados, estofados...", apunta Héctor López, cocinero del restaurante España de Lugo.

Otro objetivo del futuro decreto es reducir el número de accidentes de tráfico que provocan estos animales. En 2018, los animales salvajes estuvieron involucrados en 3.600 siniestros en la comunidad gallega. Ángel Álvarez, jefe provincial de Tráfico de Lugo, sostiene que "más de la mitad se deben al jabalí, siendo el corzo la siguiente especie".

En los últimos tres años, en la provincia de Lugo el número de accidentes causados por el jabalí ha aumentado un 25%.