Se entrega ante las autoridades el cirujano que operó a Sara, la mujer fallecida tras someterse a una lipoescultura en Cartagena. Sobre el médico pesaba una orden de detención tras no presentarse a declarar en los juzgados. La familia de Sara ha denunciado al sanitario por homicidio imprudente.

Según ha podido saber laSexta, en la tarde del martes, 4 de enero, el médico se presentó en un juzgado de guardia de Murcia para parar la orden de detención y entregar su pasaporte. Además, en la mañana de este miércoles ha acudido junto a su abogado al Juzgado de Instrucción nº 3 de Cartagena, donde se encuentra prestando declaración.

Previamente a la orden de detención emitida por la jueza, y en declaraciones a Europa Press, el letrado del médico explicó que ni él ni su cliente se presentaron en los juzgados porque la citación se les comunicó el lunes, "de un día para otro", por lo que solicitó atrasarla unos días para conocer y estudiar el contenido de la denuncia. "El juzgado estaba informado", aseguró el abogado.

Sin embargo, tal y como explicó en Más Vale Tarde, el abogado de la familia de Sara, Ignacio Martínez, apunta que la jueza tomó la decisión de emitir una orden de detención porque "ha entendido que podía haber un riesgo de fuga".

Sara pasó casi un mes ingresada en la UCI tras la operación. El pasado sábado finalmente falleció por "complicaciones derivadas" del tratamiento, que le causaron un "fallo multiorgánico irreversible", según las conclusiones provisionales de la autopsia.

El abogado de la familia afirma que otros médicos habían desaconsejado la intervención que le practicó este cirujano. "Este señor dijo que no, que no había ningún problema en llevarla adelante", aseguró en Más Vale Tarde. No obstante, y a juicio del letrado "no era ningún riesgo típico de la cirugía los daños que sufrió".

Insiste además en que "Sara entró perfectamente sana" al quirófano, descartando así que las lesiones se produjeran durante el postoperatorio. "Todo indica que se metió dentro del peritoneo y lo que hacía con la cánula era lesionar las vísceras", ha señalado. "No sé como alguien en un postoperatorio puede ser perforado casi 30 veces en sus órganos vitales", añadió el letrado de la familia.

"Estamos rotos"

"Estamos abatidos, estamos rotos, esto esta siendo muy duro para toda la familia". La hermana de la fallecida ha expresado su dolor en declaraciones a laSexta, y ha recordado lo "vacía e incompleta" que se siente tras la muerte de su hermana, aunque asegura que la familia "cree en la justicia", ya que, en su opinión, "queda más que obvio lo que pasó y lo que le hicieron a Sara.

Por su parte, y a las puertas del juzgado en el que está declarando el cirujano, el padre de Sara se ha reafirmado en la versión de la familia, que se encuentra "extrañada" por el hecho de que el hospital Virgen de la Caridad de Cartagena, que no tiene Unidad de Cuidados Intensivos mantuviera a su hija durante "seis horas" en ese centro, después de las graves lesiones sufridas en la operación, lo que considera una "denegación de auxilio".