Un tripartito de derechas gobernará Badajoz, algo inédito en el panorama nacional, y más cuando los tres partidos: PP, Ciudadanos y Vox, tendrán responsabilidad de gobierno.

El equipo de Gobierno estará formado por 14 concejales: nueve del PP, cuatro de Ciudadanos y uno de Vox. Para el alcalde popular no había más opciones: había que evitar que gobernara el PSOE. "Todos contentos. Sin en otras partes de España no han conseguido cuadrar el circulo, yo les mando mi manual y a lo mejor tienen posibilidades de hacerlo", ha asegurado Francisco Javier Fragoso.

El único concejal de Vox, que dio el gobierno municipal a la derecha, estará al frente de la Concejalía de Limpieza, y PP y Ciudadanos se alternarán la alcaldía de Badajoz dos años cada uno.

Alejandro Vélez, el nuevo concejal de Limpieza asegura que está "contento": "Hemos dado un ejemplo nacional lo que puede ser un pacto sin sobresaltos".

Desde la formación de Abascal aplauden este acuerdo y dicen que se ha impuesto la lógica. Sin embargo, la posición de Ciudadanos choca con lo dice su formación a nivel nacional: nada de pactar ni gobernar con Vox.

Pero desde Bajadoz, Ignacio Gragera, primer teniente de alcalde asegura que su acuerdo es con el PP y que no han pactado nada con Vox. La formación naranja sostiene que ese concejal ha sido puesto por el PP y que no forma parte de la Junta de Gobierno, por lo que, a su juicio, no es un miembro del Gobierno.

Desde el PSOE lamentan esta maniobra. Lara Garlito, adjunta a la secretaría general del PSOE Extremadura ha asegurado que "los ciudadanos decidieron que el alcalde fuera socialista ya que fue la lista más votada" y dicen que el Ayuntamiento de Badajoz se ha convertido en la cuna de la extrema derecha.