La ajustada votación de investidura en la que se prevé que Pedro Sánchez sea proclamado presidente del Gobierno no está exenta de polémica. Y es que con 167 síes y 165 noes, sólo un diputado que rompa la disciplina de voto y se pase al 'no' puede provocar que el líder del PSOE no sea investido.

Este hecho ha provocado que la presión sobre los diputados del PSOE haya aumentado mucho, puesto que han comenzado a recibir llamadas y correos electrónicos amenazantes pidiendo que cambien el sentido de su voto. Lo mismo que le ha ocurrido a Tomás Guitarte, de Teruel Existe, que incluso ha sufrido pintadas en su localidad.

Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso, afirma que llevarán a los tribunales "las amenazas, coacciones y difamaciones" que han recibido los diputados socialistas en las últimas horas para cambiar el sentido de su voto en la sesión de investidura a Pedro Sánchez.

Y la presión sigue aumentando durante el día de la votación con varias manifestaciones que realizan un último intento para evitar la investidura. Una de ellas se producirá frente al Palacio de Fuensalida en Castilla-La Mancha, donde el PP de la Comunidad se concentra para pedir al presidente, Emiliano García- Page "que no permita la investidura de Sánchez que da poder a ERC, Podemos y Bildu en el Gobierno de España".

 

Por su parte, Hazte Oír ha iniciado una recogida de firmas y convocado una manifestación este martes 7 de enero a las 11 de la mañana en la plaza de las Cortes de Madrid, junto a la estatua de Cervantes. Otra manifestación en el mismo lugar está convocada a las 12.30 horas.