Diputados socialistas están denunciando la fuerte presión ambiental que están sufriendo en redes sociales para no apoyar la investidura de Pedro Sánchez, que tras el 'no' de Ana Oramas se encuentra más ajustada que nunca.

Un voto en contra o 17 abstenciones dentro del grupo socialista provocarían que Pedro Sánchez no pudiera ser investido, y la presión sobre los diputados no deja de crecer.

Un ejemplo es Dani Viondi, que denuncia que "recibimos en nuestro email incesantes correos electrónicos de carácter amenazante sobre nuestro voto en investidura". Y añade: "Una actuación orquestada que destila el lenguaje ultraderechista".

Especialmente grave es el mensaje recibido por Beatriz Corredor, que ha recibido un mensaje en el que se puede leer: "¿Pero cómo puedes ser tan puta para apoyar la investidura de un traidor?".

 

"¿Dormirás tranquilo si traicionas a tu país?", "tienen ustedes un gobierno de perdedores" o "no cometan ustedes esta felonía" otros de los comentarios recibidos, que reclaman que "solo hacen falta 17 valientes que se abstengan", según publica eldiario.es.