Pedro Sánchez quiere esperar hasta el lunes, cuando la sentencia se notifique el presidente comparecerá en Moncloa. Afirma que actuará con firmeza, democracia, proporcionalidad y unidad si hay una respuesta independentista a la decisión del Supremo.

Prudencia del Gobierno: el ministro del Interior pide no anticiparse, son los acusados los primeros que tienen derecho a conocer su contenido.

La filtración de la sentencia no ha gustado en el Ejecutivo, según ha afirmado la ministra portavoz y responsable de Educación en funciones, Isabel Celaá.

Eso sí, ante cualquier escenario que se produzca el Ejecutivo tendrá el apoyo de Casado. Así lo ha hecho saber el presidente popular.

Pablo Iglesias también pide esperar y después, acatar. "Hay que esperar parece que habrá consenso en que no hubo violencia. A partir de aquí, todo el mundo tendrá que acatar la sentencia", ha asegurado en RNE.

Albert Rivera no se ha pronunciado, pero sí ha querido mostrar su apoyo al magistrado Marchena. Cabreado y disgustado con la filtración, insiste, no hay sentencia hasta que no la firme el último magistrado del Tribunal.

El que sí ha hablado abiertamente ha sido Santiago Abascal, al líder de Vox la condena se le queda corta.