Los Presupuestos Generales del Estado de Cristóbal Montoro llegan a su fin. Tras sucesivas prórrogas desde 2018, si no hay sorpresas, las nuevas Cuentas se aprobarán este jueves en el Congreso. La intención es que antes de finales de año se hayan superado todos los trámites parlamentarios y que se estrene el 2021 con los Presupuestos del Gobierno de Sánchez e Iglesias.

Unos Presupuestos que han insistido desde el Gobierno de coalición son necesarios ante los cambios actuales. La pandemia lo ha cambiado todo y los de Montoro contemplan un gasto para unas políticas que no son las que se necesitan en esta situación de emergencia. Hasta el propio ex ministro ha reconocido que los suyos "no están pensados para hacer frente a una crisis como la actual", causada por el coronavirus.

Ahora el debate es, por ejemplo, cómo canalizar los 140.000 millones de euros que vendrán del Fondo de Recuperación europeo pactado en julio, una inyección sin precedentes de la que 72.000 millones serán a fondo perdido.

Calendario para su aprobación

Las cuentas de Montoro fueron aprobadas definitivamente en el Congreso en junio de 2018, con Pedro Sánchez recién aterrizado en Presidencia del Gobierno. Se han mantenido vigentes hasta ahora ante la imposibilidad de alcanzar una mayoría suficiente. Tras sucesivas prórrogas, son las más longevas de la historia democrática de España.

El trámite que se ha iniciado esta semana en el Congreso finalizará con el debate de los presupuestos en un Pleno que se celebrará en los días 22 y 23 de diciembre. "De tal manera que entre el día 9 de diciembre y el 23, el Senado habrá concluido la tramitación de los PGE y serán remitidos al Congreso de los Diputados", según ha explicado Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado, siendo tramitados, previsiblemente, el 29 de diciembre, poniendo fin así a los Presupuestos de Montoro.

Inversión, gasto y déficit

El anteproyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021 viene a consolidar la "mayor inversión social pública" de la historia, por valor de 239.756 millones.

El Gobierno ha aprobado el techo de gasto para el año 2021, que se sitúa en la cifra récord de 196.097 millones de euros: una subida histórica del 53,7%. Una cifra basada en una previsión de déficit del 7,7% del PIB, que -según ha reconocido la titular de Hacienda- "no admite comparaciones con ejercicios pasados", ya que se dispara al incorporar parte de los fondos europeos de recuperación por la crisis del coronavirus

En este sentido, cabe destacar que, antes del estado de alarma el Congreso llegó a aprobar un techo de gasto para 2021 de 131.437 millones de euros, un 3% más que lo establecido para 2020, cuando fue de 127.609 millones.

Desplome histórico del 11% del PIB

El Consejo también ha establecido las referencias de déficit para 2020 -11,3 % del PIB, por encima del 10,34 % remitido a Bruselas en abril y del 10,7 % que llegó a alcanzarse en 2012- y 2021 -7,7 % del PIB-, dos ejercicios en los que no hay límites oficiales por la suspensión de las reglas fiscales, también aprobada este martes.

Por su parte, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha empeorado las previsiones económicas del Gobierno, que ahora prevé un desplome histórico del PIB del 11,2% este año como consecuencia de la crisis, frente al 9,2% calculado con anterioridad, aunque la tasa de paro se situará en el 17,1%, dos puntos de lo estimado antes.

Para 2021, cuando se prevé "una fuerte recuperación económica mundial y de la zona euro", el Ejecutivo estima un alza del PIB del 7,2%, por encima del 6,8% estimado antes. Para el próximo año, la tasa de paro se situaría en el 16,9%, también algo mejor que el 17,2% previsto inicialmente, según ha desgranado Calviño.

Visto bueno de Europa

La Comisión Europea también ha dado luz verde a los presupuestos. Tras evaluar el borrador de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021, considera en un informe que ha publicado hace unos días que las cuentas están "en línea" con sus recomendaciones, pero pide prestar atención a los niveles de deuda.

"En general, el plan presupuestario de España está en línea con las recomendaciones adoptadas por el Consejo el 20 de julio de 2020", dice el informe firmado por el Comisario de Economía, Paolo Gentiloni. La Comisión respalda de esta manera las medidas que se han tomado por parte del Gobierno para aplacar los daños generados por la pandemia: los ERTE, las ayudas a los autónomos, los avales públicos a los créditos del ICO o algunas bajadas concretas de impuestos, entre otras.

Sin embargo, Bruselas da un toque de atención al Gobierno debido a los elevados niveles de deuda. "Dado el nivel de la deuda de España y los desafíos de alta sostenibilidad en el medio término antes del brote de la pandemia de COVID-19, es importante que España se asegure de la sostenibilidad fiscal a medio plazo cuando tome medidas presupuestarias de apoyo", dice el informe de la Comisión.

Este respaldo de Bruselas supone un importante balón de oxígeno para el Gobierno de Pedro Sánchez, justo en un momento en el que una de sus partidas más importantes, los 27.000 millones que el Ejecutivo va a adelantar del Fondo de Recuperación de la Unión Europea corre peligro de retrasarse.