En plena negociación para lograr un acuerdo con PP y Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Vox ha pedido a la Mesa de la Asamblea un listado de aquellos colegios de la región en los que el Colectivo LGTBI de Madrid (COGAM) haya impartido talleres, una petición de datos que incluye los nombres y apellidos de los ponentes de esas sesiones.

La reacción de sus potenciales socios no se ha hecho esperar y la candidata popular a presidir la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, se ha mostrado crítica con esta solicitud, negando que en los colegios de Madrid se imparta "adoctrinamiento".

"La inspección educativa y la Comunidad no han recibido quejas formales de ningún tipo", ha asegurado Díaz Ayuso, que ha instado a "tomarse esto con normalidad y no crear una alarma donde no la hay".

Por su parte, el candidato de Ciudadanos, Ignacio Aguado, se ha mostrado más permisivo, asegurando que en la formación de extrema derecha "están en su derecho de pedir la información que consideren oportuna". "La Comunidad de Madrid será la que tenga que valorar si es conforme a derecho o no", ha añadido.

"Apunta mi nombre Vox"

Entretanto, desde el colectivo ha surgido una campaña en redes sociales que rechaza lo que consideran una persecución por parte de la formación de Rocío Monasterio.

Con los hashtags #ApuntaMiNombreVox y #YoTambiénSoyCOGAM, muchas de las personas que han impartido charlas educativas sobre el respeto a la diversidad e igualdad han reivindicado su labor.