El Orgullo 2019 se ha presentado marcado por la polémica de qué partidos deben o no asistir. Desde la organización aseguran que todas las personas son bienvenidas al desfile pero reiteran que los partidos que no hayan firmado su decálogo no tendrán representación. Ciudadanos no lo ha firmado pero Begoña Villacís ha dicho que asistirá.

La vicealcaldesa de Madrid ha afirmado que "da igual" que su partido no esté invitado a participar ni en la cabecera ni en una carroza propia en la manifestación del Orgullo LGTBI porque cree que "lo importante no es tanto dónde estés sino lo que hagas".

A su llegada al acto en el que ha sido presentada la programación del Orgullo, Villacís ha declarado a los medios que no le importa ir "unos metros más arriba o unos metros más abajo" en la manifestación del Orgullo, donde "todo el mundo cabe" y si hay algo que no tiene lugar son "los sectarismos y la exclusión".

Vox amenaza con vetar el Orgullo LGTBI en Madrid: "Habrá que ver si seguimos permitiéndolo"

Villacís, para quien este acto ha sido el primero en el que ha ejercido como vicealcaldesa, ha defendido que el Orgullo equivale a "transversalidad" y "amplitud", consolida a Madrid como ciudad "diversa" y "abierta", y reivindica a la capital "como una avanzadilla dentro del mundo en lo que son derechos civiles y sociales".

La vicealcaldesa ha subrayado, asimismo, que en el pacto de Gobierno firmado entre su partido y el PP uno de los acuerdos alcanzados es el de mantener las celebraciones del Orgullo en el centro de Madrid, y no trasladarlas a otro recinto como la Casa de Campo, como proponía Vox.

Respecto al pacto paralelo firmado por el PP y la formación de extrema derecha, Villacís ha pedido "que haya transparencia" y ha recordado que si ese documento implica cualquier modificación del pacto entre PP y Ciudadanos deberá contar "con el consentimiento por escrito" de ambas formaciones.