Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha anunciado que las islas de la Gomera, el Hierro y la Graciosa, en Canarias, una de las comunidades menos afectadas, se adelatarán al resto de España en el plan de desconfianmiento establecido en cuatro fases debido a su "evolución favorable".

Estas tres islas canarias, junto con Formentera, en Baleares, abrirán antes que el resto de territorios terrazas, hoteles, pequeños comercios y lugares de culto, pero con una serie de limitaciones. Todo, si la evaluación de la pandemia lo permite.

La reapertura en toda España se iniciará el 4 de mayo, fecha en la que se prevé que todas las provincias e islas estén ubicadas en fase 0. Así, además de las salidas de los menores de 14 y las salidas que se iniciarán el 2 de mayo para hacer deporte y pasear, se abrirán locales con cita previa y se reanudarán los entrenamientos de los deportistas profesionales.

Será entonces, en el 4 de mayo, cuando estas islas puedan entrar en fase 1. "Dada la incidencia mínima de contagio y si la evolución lo permite, Formentera, la Gomera, el Hierro y la Graciosa, se anticiparán en unos días, al 4 de mayo, su desescalada", ha aclarado Sánchez en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Para el resto de territorios, la fase 1 podría llegar el 11 de mayo, dos semanas después.

Lo que se podrá hacer en la fase 1

Para esta fase 1 se plantea la apertura de pequeños comercios, a excepción de aquellos localizados en grandes parques comerciales, pues es donde se podrían dar grandes aglomeraciones. En este sentido, los mayores de 65 tendrán prioridad a la hora de ser atendidos, ya que son el colectivo de mayor riesgo.

Otro de los avances que se permitirán en esta fase es la apertura de las terrazas de los restaurantes y bares, lo que permitirá a la ciudadanía consumir en los locales (aunque sólo en el exterior). El aforo quedará limitado a un tercio de la capacidad. Los hoteles también podrán reanudar su actividad, siempre y cuando mantengan sus áreas colectivas cerradas, para evitar el contagio.

También los lugares de culto podrán abrir pero, al igual que las terrazas, solo podrán llenarse un 30% de su capacidad.

No obstante, en esta fase no quedaría contemplada la movilidad entre islas, aunque se encuentren en la misma fase.

Lo que proponían desde Canarias

Como en otras comunidades, el Gobierno de Canarias barajaba permitir salidas por turnos. En su caso, proponía la salida según edades y en función del número par o impar de la vivienda. El Gobierno ya había anunciado que el caso de las islas (también Baleares), Ceuta y Melilla sería singular debido a su aislamiento territorial.

El Gobierno canario elevó al Ejecutivo un plan propio de desconfinamiento en el que sugieren que la ciudadanía de las ocho islas pueda comenzar a salir a las calles a partir del próximo lunes 27 de abril, por colectivos y por franjas horarias. De esta manera, las personas mayores no coincidirían con los niños. También buscan empezar a reabrir hoteles y restaurantes e incluso playas y piscinas en el mes de mayo, además de permitir el desplazamiento a segundas residencias.

La isla canaria de La Graciosa, la más pequeña del archipiélago, nunca ha registrado casos positivos de Covid-19 y, pese a ello, viven confinados al igual que el resto de españoles desde el 15 de marzo. Junto a ella, la isla de El Hierro presenta solo cuatro contagios y La Gomera diez.