El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado en rueda de prensa un nuevo paquete de medidas que se unirán a las que ya se están implementando con el objetivo de reforzar la lucha de España contra la epidemia de coronavirus que asola el país.

La primera medida pasa por disponer que todas las comunidades tengan control sobre las instalaciones, así como sobre medios materiales y humanos, de las residencias privadas de mayores. "Ya lo hicimos con la sanidad privada, y ahora lo hacemos para paliar la saturación de las residencias públicas y para mejorar las condiciones de vida de los mayores, así como para reducir su nivel de riesgo de contagio", ha explicado el líder del Ejecutivo.

El Gobierno también implementará una restricción temporal de todos aquellos viajes que no sean de carácter imprescindible y que se realicen desde terceros países durante 30 días. "Esta medida no se aplicará a los ciudadanos europeos que se dirijan a su lugar de residencia", ha apuntado Sánchez. Es decir, la medida no afectará, entre otros, a "los españoles que quieran regresar y a los turistas que vuelvan a sus países de origen".

Sánchez también ha anunciado que las Fuerzas Armadas "ampliarán significativamente su actuación en en tres ámbitos". Estos son los tres escenarios en los que podrían intervenir: para realizar, por vía aérea o terrestre, el traslado de enfermos de centros saturados a centros próximos con recursos disponibles, garantizando la seguridad de las personas; para "garantizar las infraestructuras críticas, liberando así personal de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para llevar a cabo otros cometidos"; y "para el transporte logístico de material sanitario procedente del extranjero y su distribución dentro del territorio, así como para el transporte de personal clave entre la Península y los territorios extrapeninsulares, y para el transporte del personal nacional con dificultades para regresar a España".

"La guerra contra el coronavirus es permanente"

El líder del Ejecutivo también ha comunicado que el Gobierno facilitará a entes locales, como los ayuntamientos, alimentos y otros recursos de primera necesidad y productos farmacéuticos destinados a reforzar la seguridad de las personas mayores. "De esta manera, no tendrán que salir de sus domicilios para obtenerlos”, ha aclarado Sánchez, que ha añadido que ésta es "una manera más de protegerles, facilitándoles la vida en su casa".

La quinta y última medida anunciada por Sánchez para combatir al coronavirus en España se refiere a la fabricación nacional de productos de material sanitario y medicamentos: ha decidido establecer una reserva estratégica de este tipo de productos para "luchar contra futuras pandemias en el caso de que se produjeran".

Sánchez llama a la unidad entre ciudadanos e instituciones

Sánchez ha destacado estos puntos horas después de conocerse que prolongará el estado de alarma aplicado actualmente en España durante otros 15 días. Tras detallar las nuevas medidas, ha opinado que "el virus plantea un escenario en el que no caben interesen contrapuestos" y ha llamado a superar de forma conjunta la situación: "La guerra contra el coronavirus es permanente".

"El virus no obedece a fronteras ni dentro ni fuera de España", ha afirmado el presidente del Gobierno, que ha insistido que "todos vamos a vernos perjudicados y vamos a sufrir las consecuencias del coronavirus, de manera directa o indirecta". Por ello, ha apuntado que "Europa tiene que movilizar recursos".

Pedro Sánchez ha finalizado su intervención dirigiéndose "al conjunto de la opinión pública española" para reconocer que las medidas que se están tomando desde el Gobierno "son durísimas", y ha asegurado que los ministros, los responsables técnicos y otros profesionales implicados en la respuesta al coronavirus estarán "atentos para mejorar en lo posible".