Primer día de cierre en Ourense y el vecino municipio de Barbadás, confinados perimetralmente desde la medianoche por la evolución del coronavirus en Galicia. Así, más de 116.000 personas han despertado este jueves sin poder salir de su término municipal, salvo que sea por motivos laborales, educativos o de salud.

Anoche se iniciaron ya los controles policiales en carretera para evitar las entradas y salidas no autorizadas a estos municipios, donde asimismo está prohibido que los bares y cafés sirvan en el interior de los locales, limitándose a servir en las terrazas a grupos de cinco personas, al aplicarse allí medidas de 'nivel 3'.

Los restaurantes, en cambio, sí pueden servir en el interior de los locales, pero solo hasta un máximo de cinco personas por mesa.

Prohibidas las reuniones de no convivientes

Además, los habitantes de ambas localidades tienen prohibido reunirse con personas con las que no convivan, una restricción que ya estaba en vigor en Ourense capital y a la que ahora se han sumado los concellos de Barbadás, Verín, O Barco de Valdeorras y la comarca de Carballiño.

Así, esta drástica medida -que por el momento no se ha aplicado en ningún otro lugar de España- afecta ya a casi 170.000 orensanos, que no pueden visitar a familiares con los que no vivan ni quedar con amigos.

Sanidade ha adoptado esta última medida porque el estudio del perfil de los casos de COVID-19 en dicha provincia refleja que los contagios se centran fundamentalmente "en el ámbito de las reuniones familiares de no convivientes".

Por otra parte, en los concellos de las comarcas de Carballiño, Ourense, O Ribeiro, Allariz, Verín y Valdeorras se han aplicado medidas de 'nivel 2', con lo que se limitan los aforos al 50% en establecimientos comerciales, de restauración y hostelería -donde queda prohibido consumir en la barra-, así como en las bibliotecas, academias, autoescuelas y centros privados de enseñanza no reglada.

Las reuniones -tanto privadas como en la vía pública- quedan limitadas a un máximo de 10 personas, y se reducen asimismo los aforos de celebraciones, velatorios y lugares de culto.