Bárcenas encontró en la amnistía fiscal de Montoro la oportunidad perfecta para intentar regularizar su fortuna en Suiza. El ministro de Hacienda no mentía cuando decía que no aparecía en la lista, porque ese intento de regularización lo hizo el extesorero a través del impuesto de sociedades de una de sus empresas. "Regularizo mi situación en Suiza con la empresa Tesedul", afirma Bárcenas.

Pero en realidad, el extesorero del PP solo reconoció una parte de su dinero. El propio Bárcenas reconoce que presentó una complementaria fuera de plazo para intentar regularizar el resto. Una operación que a los expertos les despierta muchas dudas. "Si el dinero tenía que ver con actividades ilícitas no sería válida la regularización", afirma Carlos Cruzado, presidente de los Técnicos de Hacienda.

Son dudas que la oposición ha trasladado a Montoro en el Senado. "Ya estaba imputado, no se podía haber acogido a la amnistía fiscal, ¿usted lo va a investigar?", le preguntaba Juan María Vázquez, portavoz de Hacienda del PSOE en el Senado.

"Al ministro de Hacienda no se le puede preguntar lo que ni el ministro conoce y no puede informar", contestaba Montoro. De confirmarse el fraude, la amnistía fiscal no tendría validez para Bárcenas.