Pedro Sánchez ha dividido su discurso en la primera sesión de investidura en seis retos en los que, dice, es "imprescindible la acción inmediata del Gobierno, donde no debe faltar la acción de la sociedad". "Estos son los seis objetivos en los que España se juega su presente y futuro más inmediato", ha señalado.

Empleo y sistema de pensiones

El primero de los retos que ha enumerado Pedro Sánchez durante su discurso es el del "empleo digno y la sostenibilidad del sistema público de pensiones". En este sentido, el presidente en funciones ha explicado que España sufre "problemas estructurales que no terminan de corregirse" y que "se sufren con mayor contundencia en las épocas de crisis económica".

Y es que la tasa de desempleo en España se sitúa "en torno al 14,7%", siendo "inferior a la que hemos sufrido, pero superior a la media de la Unión Europea". Además, se presenta "con un alto grado de desempleo de larga duración", que es uno de los aspectos es los que Pedro Sánchez quiere centrar sus propuestas. También ha mencionado la "elevada tasa de temporalidad", que se sitúa "casi en un 26%".

Estas dos cuestiones, dice, "ponen de manifiesto las debilidades de nuestro sistema laboral", que "hace que los españoles sufran precariedad" porque "14 de cada 100 trabajadores no llegan a final de mes". Ejemplo de ello son las 'kellys', los temporeros o los 'riders', que "no son pequeñas excepciones de precariedad, sino deficiencias estructurales que hay que corregir porque merecen derechos y sueldos dignos".

Durante este apartado también ha mencionado el Pacto de Toledo, que debe "salvaguardar el sistema público de pensiones, en un contexto muy exigente por la caída de la tasa de natalidad, el aumento de la esperanza de vida y el aumento de la ratio de pensionistas sobre trabajadores activos".

Revolución digital y tecnológica

El segundo de los temas que ha recogido Pedro Sánchez en su discurso es el de la revolución digital y tecnológica. Según los datos de la OCDE, "un 21,7% de los empleos está en riesgo de automatización y, por tanto, de desaparición. Además, un 30,2% sufrirá una transformación digital por el avance de la tecnología", ha destacado en este sentido.

En este segundo punto también ha mencionado la justicia fiscal, destacando el caso de una plataforma de vídeo que solo pagó en España unos 3.000 euros de impuestos. "Sectores enteros de nuestra economía se están reestructurando, pero seguimos respondiendo con soluciones del pasado a problemas de sociedades del siglo XXI".

"En ausencia de nuevas reglas, se están abriendo pasos nuevas formas de trabajo precario, como los 'riders'; nuevas formas de evasión fiscal, y nuevas formas de vulneración de los derechos humanos a la privacidad y al honor personal", ha destacado, haciendo referencia a los datos que recogen los dispositivos electrónicos y que se "están convirtiendo en un factor de producción".

Emergencia climática

En tercer lugar, ha destacado la "emergencia climática" que estamos viviendo, "un desafío al que nuestro país está muy expuesto, cómo así "lo demuestran las temperaturas extremas, las sequías, el aumento del nivel del mar o los incendios forestales".

"Si no tenemos planeta, lo que hagamos en otros ámbitos no va a servir para nada. Por eso, la sociedad reclama que actuemos ya, y nuestra respuesta vuelve a ser liderar la lucha al cambio climático, convirtiendo este desafío en una gran oportunidad de progreso seguro", ha sentenciado.

Igualdad entre hombres y mujeres

"La desigualdad que sufren las mujeres muestra su rostro más cruel en el machismo criminal", así ha iniciado Pedro Sánchez el cuarto reto al que se quiere enfrentar en un futuro gobierno. Y es que, según ha destacado, "en 2018 casi la quinta parte de los homicidios registrados lo son por violencia de género".

"En apenas década y media, más de 1000 mujeres han sido asesinadas. Esta lacra tiene un nombre, se llama violencia machista. Aquellos que quieran banalizar este drama, retroceder al pasado o inventar conspiraciones nos van a tener en frente", ha afirmado de manera contundente, provocando los aplausos de parte del hemiciclo.

Pero no solo se ha centrado en la violencia machista, sino también en "la participación injusta en el reparto de oportunidades, las responsabilidades en el hogar y en los ingresos". En este sentido, ha asegurado que "el PIB de nuestro país crecería un 15% si se erradicara la brecha de género".

Desigualdad social

Otro de los objetivos que Pedro Sánchez y el PSOE se han marcado es de acabar con la desigualdad social. "Ocho millones y medio de españoles y españolas están en situación de exclusión social y la mitad de ellos sufre una exclusión severa, tiene una vivienda insegura y precariedad laboral continuada", ha explicado.

Además, ha dicho, casi dos millones de ellos "están expulsados de la sociedad" y "no tienen acceso a una vida digna ni esperanza de conseguirlo en un país que es la cuarta fuerza en la Unión Europea".

Una desigualdad que, según Pedro Sánchez, es "consecuencia de fallos en el sistema y estructurales, que nos llevan a tener una tasa de pobreza infantil del 26%": "Un niño malnutrido con deficiencias no puede desarrollar un proyecto de vida".

Fortalecimiento de Europa

Por último, ha destacado "la idea de una Europa unida que está amenazada por quienes nunca han creído en ella" porque "España tiene que contribuir a un ideal en el que nuestra sociedad sigue creyendo".

"Debemos proteger a Europa, sus ideales y sus valores, aunque necesita afirmarse en el terreno tecnológico, del cambio climático y de la industria, a través de una mayor integración reforzando un espacio económico sólido capaz de competir con otras potencias laborales", ha señalado durante su discurso.

En este sentido, se ha referido a "las rivalidades nacionalistas, que han arrastrado a nuestro continentes a dos guerras devastadoras". Unas rivalidades que, ha dicho, "se superan en Europa, que es espacio de paz, de superación de egoísmos nacionales, y que "se han sorteado compartiendo soberanía".

"¿Qué sentido tiene fomentar la desunión y división dentro de España? ¿Qué sentido tiene levantar fronteras internas? Es ir contra la historia. La superación de nuestras tensiones territoriales no vendrá solamente de la Constitución, derivará de un proyecto colectivo de regeneración", ha sentenciado.