Pedro Sánchez ha propuesto crear "un nuevo Estatuto de los Trabajadores que blinde derechos y regule las nuevas relaciones laborales" durante su intervención inicial en el debate de investidura, en la que asimismo ha apostado por la creación de un "Estatuto del Becario" que proteja a quienes realicen prácticas.

El candidato socialista ha recordado algunas de las medidas laborales de su mandato, como la subida del salario mínimo y la introducción del registro de jornada, que, según ha prometido, son "solo el principio de la modernización de nuestro sistema laboral".

En este sentido, ha indicado que las nuevas tecnologías y los cambios en las relaciones laborales exigen "actualizar de forma integral nuestro Estatuto de los Trabajadores", por lo que se ha comprometido a "traer a la Cámara una propuesta basada en el diálogo social" que contemple la contratación indefinida como la "forma habitual de contratación".

Sánchez ha definido este hipotético nuevo Estatuto como uno "para las próximas generaciones" y ha incidido en que su elaboración se llevaría a cabo "sin perjuicio de abordar de forma urgente medidas para derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012".

La creación de este nuevo Estatuto de los Trabajadores, según ha detallado el presidente del Gobierno en funciones, es el primer punto de diez propuestas, que incluyen la aprobación del mencionado "Estatuto del Becario" para proteger "a quienes dan sus primeros pasos en el mundo laboral, fomentando su retribución y evitando el encadenamiento ilimitado de periodos de prácticas".

En este sentido, el secretario general del PSOE también ha propuesto la puesta en marcha de un plan de retorno para "recuperar el talento" de quienes tuvieron que emigrar para encontrar trabajo y una ley para lograr la igualdad en el empleo, así como políticas de empleo relacionadas con la formación continua y un nuevo Plan Director por el Trabajo Digno.

Asimismo, ha propuesto medidas enfocadas a la mejora de las condiciones de los autónomos y su equiparación a las de los trabajadores por cuenta ajena, así como un pacto social y político para la racionalización de los horarios y un nuevo aumento del Salario Mínimo Interprofesional.