Durante su discurso de investidura Pedro Sánchez ha hablado sobre los retos a los que, a su parecer, se enfrenta España. Sánchez ha destacado que uno de éstos retos es "la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres": "La desigualdad que sufren las mujeres muestra su rostro más cruel en el machismo criminal".

Además, el candidato socialista ha recordado que "en 2018 casi la quinta parte de los homicidios registrados lo han sido por violencia de género". "Es una lacra que tiene nombre, violencia machista, pero no apellidos ni eufemismos, se cometa en una casa o en la jauría de una manada", afirma tajante Sánchez, quien, además, advierte que "aquellos que quieran retroceder al pasado o inventar conspiraciones deben tener algo muy claro": "Nos tendrán enfrente".

Eso sí, el socialista ha destacado que "la desigualdad que sufren las mujeres se expresa de muchas formas", y que "las más visibles son la participación injusta en el reparto de oportunidades, la responsabilidad en el hogar y la de los ingresos".

Y es que según explica Sánchez, los datos del Ministerio de Economía reflejan que el PIB crecería un 15% más en España si se erradicara la brecha de género en el mercado de trabajo".

Además, el candidato a la investidura afirma que "la desigualdad es un problema de dignidad de derechos humanos y de progreso social". Por eso, Sánchez destaca que España debe situarse frente a este desafío, siendo un referente mundial del feminismo y de la lucha por los derechos de la mujer".

Por todo ello, Sánchez destaca que para su Gobierno "no puede existir una relación sexual sin el consentimiento expreso de la mujer" y, por eso, modificarán la tipificación de los delitos sexuales: "Una violación es una violación, no queremos manadas ni lobos solitarios en nuestras calles".