Pedro Sánchez ha arrancado su discurso durante la sesión de investidura echando la vista atrás y recordando que hace 40 años, en 1979, se produjo el primer debate de investidura: "Muchos o no habían nacido o eran tan niños que no hay recuerdo pero no estaba los agujeros de bala, había aire tabaco y la mayoría eran hombres…".

El presidente en funciones ha asegurado que "ha pasado mucho tiempo, pero el ritual democrático de la investidura sigue siendo el mismo". Es por esto que ha pedido el voto a la Cámara: "Pretendo solicitar su confianza, apelar a su responsabilidad, su generosidad, de todos y todas para lograr que España tenga gobierno y no se sume en el bloqueo".

A continuación ha comenzado a enumerar los avances conseguidos en democracia, la mayor presencia de mujeres en las instituciones o los avances en libertades y derechos. "Todo lo logrado ha sido gracias a la voluntad del pueblo español de siempre avanzar, de mirar al futuro, de caminar hacia delante".

Precisamente por esto, Pedro Sánchez ha pedido "avanzar y no retroceder frente a los intentos claros de involución planteados por los partidos que representan a la bancada conservadora". El presidente en funciones ha atacado duramente a estos partidos, en especial a Vox: "Hay que avanzar frente al cuestionamiento de libertades y derechos civiles que representan a minorías".

"Ojalá este contundente mandato expresado el 28 de abril sirviera para que los dos partidos de la bancada conservadora se alejaran de las redes autoritarias y la corriente reaccionaria que impregna la política europea y desgraciadamente también ha entrado en la cámara española", ha sentenciado Sánchez.

Gran parte de su discurso lo ha centrado en feminismo. Pedro Sánchez ha denunciado que "la violencia machista es una lacra" y ha vuelto ha atacar a las formaciones que lo cuestionen: "El que quiera banalizar este drama nos tendrá enfrente":

Además, el presidente ha hecho su primera oferta de pacto de Estado: propone una reforma constitucional para evitar el bloqueo de investiduras.

Durante su discurso, Sánchez ha anunciado varias medidas que quiere llevar a cabo. Entre ellas ha propuesto un nuevo Estatuto de los Trabajadores "para las próximas generaciones" y un "Estatuto del Becario":