Pedro Sánchez ha destacado durante su investidura varias veces la importancia de luchar por la causa feminista y la defensa a ultranza de la igualdad entre hombres y mujeres. Además, el socialista recalca que "es importante repetir la cifra" de asesinatos machistas "porque debemos ser conscientes del enorme desafío que tenemos como sociedad".

Por eso, Sánchez recuerda que más de "1.000 mujeres han sido asesinadas por violencia machista desde 2003, dos de ellas en las últimas 24 horas": "Un abrazo para sus seres queridos y la solidaridad para las que están sufriendo la violencia de género". Este último mensaje ha sido aplaudido tanto por la bancada del PSOE como por la de Unidas Podemos.

"Debemos lograr que no haya ninguna mujer más asesinada por esta causa", afirma Sánchez, quien, además, señala tajante que para su Gobierno "no puede existir una relación sexual sin el consentimiento expreso de la mujer".

Por eso, el socialista anuncia que modificarán la tipificación de los delitos sexuales: "Una violación es una violación, no queremos manadas ni lobos solitarios en las calles de nuestro país".

Por todo ello, Sánchez defiende que "España debe ser un referente mundial del feminismo" y luchar contra la violencia machista, "una lacra que no tiene apellido ni eufemismos, se cometa en una casa o en la jauría de una manada": "El que quiera banalizar este drama nos tendrá enfrente".

El objetivo de alcanzar la "igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres" se suma a los otros cinco retos a los que el PSOE se quiere enfrentar en caso de que puedan presidir el gobierno. Entre ellos se encuentran el empleo y el sistema de pensiones, la revolución tecnológica, la emergencia climática, el fortalecimiento de Europa y la desigualdad social.