Todavía es un desafío que los ciudadanos cumplan con las recomendaciones para impedir el avance del coronavirus. "Ha habido muchísima desinformación y la gente está completamente hecha un lío", asegura José Félix Hoyo, presidente de Médicos del Mundo.

La comunicación es la vía para conectar con la población. Llevamos meses conviviendo con el virus, todavía no lo conocemos en su totalidad, pero sí sabemos muchas cosas sobre él.

"Podemos seleccionar mensajes que sean correctos y que estén basados en la evidencia para decir que en este momento sabemos que es algo completamente cierto", afirma Hoyo.

Los mensajes deben ser claros y adaptados

Mensajes únicos, claros, adaptados a la 'población diana' y que cuenten con lo que los expertos definen como participación comunitaria. "¿Qué es lo que la gente quiere saber realmente del coronavirus y hasta qué punto quiere estar informada?", se pregunta el presidente de Médicos del Mundo.

La clave es que no haya un exceso de información que provoque el efecto contrario. "Las personas pueden sentirse atrapadas en esa red de información y lo que hacen es decir que no va con ellas porque no pueden más", puntualiza Hoyo.

Mensajes que no sólo deben contar con un lenguaje adaptado para el público objetivo, también es fundamental usar los canales de comunicación de esa 'población diana'.

En este sentido, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, fue muy claro al decir que que "hay muchos 'influencers' en España con una visibilidad muy grande que pueden ayudar".

Hay que hacer pedagogía

Campañas de información para los más jóvenes. "Hay que hacer mucha pedagogía en los medios de comunicación, pero también en las redes sociales, donde ellos se mueven. Tenemos que volver al 'póntelo, pónselo'; a 'esto sí da, esto no da'", subraya José Antonio López, jefe del departamento de NeuroVirología de la UAM.

Un apartado, el de la comunicación, que forma parte de la estrategia integral que proponen una treintena de expertos. Un documento que pretende optimizar la estrategia en la lucha contra la COVID-19 con un objetivo: ir por delante del virus.