Tras agradecer a Adriana Lastra su valentía por "defender sus convicciones" a pesar de las "amenazas", Pedro Sánchez ha arrancado su último turno de palabra en el debate de investidura defendiendo que "frente a la coalición del apocalipsis" se interpondrá "una coalición progresista" formada por PSOE y Unidas Podemos.

"Frente al insulto, la mesura. Frente al acoso, la templanza, y frente a la amenaza, respeto y tender puentes. Ojalá no existiera la intolerancia. Dejemos el rencor a aquellos que no asumen el resultado electoral, la voluntad popular, que en cinco veces les ha dicho no a ellos", ha apuntado en referencia a las derechas.

"Hay esperanza en los trabajadores y trabajadoras que van a ver recuperados sus derechos laborales, en los pensionistas que van a ver acabada la dictadura del 0,25, en las mujeres víctimas de violencia machista, en los jóvenes que no pueden emanciparse, para aquellos jóvenes que reivindican el cambio climático", ha remarcado.

El presidente en funciones también se ha referido a la cuestión catalana asegurando que "hay esperanza para los catalanes y para los españoles que queremos vivir en concordia".

"Dejemos a la coalición del apocalipsis con su rencor, con su España en blanco y negro. Hay esperanza", ha subrayado.

"Quiero proponerles al Grupo Parlamentario Socialista y también con toda humildad también al grupo de Unidas Podemos, moderación y progreso. Con moderación y progreso pido la confianza mayoritaria de esta cámara para que por fin España tenga un gobierno", ha zanjado.